EFE.- La Comisión sobre la Condición de la Mujer, una de las reuniones más multitudinarias que acoge cada año la ONU, se reducirá este año a la mínima expresión en respuesta al coronavirus, según decidieron este lunes los Estados miembros.

La cita, que se extiende durante dos semanas y a la que habitualmente acuden unas 7,000 personas, se celebrará en esta ocasión en un único día y con la sola presencia de los representantes que trabajan en Nueva York.

En esa sesión se aprobará la declaración política que han venido negociando los Gobiernos en los últimos días, mientras que se deja abierta la puerta a que la Comisión como tal, con todas sus actividades paralelas, se celebre más adelante si la situación lo permite.

Te puede interesar: FMI y BM, ‘listos’ para enfrentar al coronavirus con todos sus ‘instrumentos’

La decisión adoptada por los Estados miembros llega después de una recomendación del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, que había propuesto una versión reducida -aunque no tanto- de la Comisión de la Mujer a la vista del avance del coronavirus y tras consultar con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Guterres había planteado que las reuniones se celebraran con la participación de las delegaciones que cada país y cada organización tienen en Nueva York, con el fin de reducir los riesgos sanitarios y, a la vez, evitar una cancelación o retraso.

Ello implicaba que no podrían asistir ministros y otros responsables gubernamentales, ni tampoco representantes de ONG de todo el mundo, que año tras año se dan cita en la sede de Naciones Unidas y que organizan decenas de actos paralelos.

Este lunes, en una larga reunión, los Estados miembros discutieron la situación y finalmente decidieron dejar la cita en un solo día, únicamente con el fin de aprobar la declaración política, y tratar de organizar la Comisión de la Mujer en su formato normal más adelante.

Frente a la propuesta de Guterres, varios países habían defendido posponer la reunión, pues consideran que la presencia de las delegaciones nacionales y, sobre todo, de la sociedad civil es fundamental.

Sudáfrica, por ejemplo, insistió en que la participación de las ONG con presencia en EE.UU. pero no las de otros continentes supondría una “discriminación”.

Numerosas organizaciones de mujeres habían reclamado también posponer la cita hasta que todos los participantes puedan estar.

Frente a ello, el presidente de la Comisión, el embajador de Armenia, Mher Margaryan, subrayó que ahora mismo esa opción no era muy viable dado que la evolución del COVID-19 es “impredecible” y que no habría huecos en el calendario de la ONU para celebrar la reunión este año.

Te puede interesar: Museo Louvre cierra por segundo día debido a coronavirus

Finalmente, se impuso una solución intermedia, que permite la aprobación de la declaración que se ha negociado y que deja la puerta a una celebración de la conferencia con todos sus participantes más adelante.

La cita de este año tiene un carácter especial, por conmemorar el 25 aniversario de la llamada Declaración de Pekín, el primer gran compromiso global para lograr la igualdad de género, que tenían previsto revisarse en la Comisión de la Mujer.