EFE.- Los mercados bursátiles europeos, que habían abierto este lunes en verde tras asegurar la Reserva Federal y el Banco de Japón que tomarán medidas si la crisis del coronavirus se agrava, vuelven a cotizar en rojo después de publicarse las perspectivas de la OCDE, que contemplan, en su peor escenario, una recesión global en el primer trimestre.

Igual que ocurrió la semana pasada, cuando las bolsas vivieron su peor semana desde la crisis financiera, los inversores se decantan otra vez por la deuda pública de países como Estados Unidos y Alemania.

A la espera de la apertura de Wall Street, el Ibex 35, el selectivo de la Bolsa española, bajaba un 0,9 % a las 14 horas.

En el resto de Europa, Londres caía un 0,5 %; Fráncfort y París, en torno al 1,2 %; y Milán, un 3 %.

Según las últimas perspectivas de la OCDE, organismo que agrupa a las economías de los países más desarrollados, la expansión del coronavirus podría reducir a la mitad el crecimiento económico mundial en 2020, hasta el 1,5 %, si se toma el escenario más adverso, que contempla una recesión en Europa y Japón.

AXA Investment Managers ha rebajado sus previsiones para Europa y ahora cree que la economía de la eurozona crecerá este año un 0,2 %, frente al 0,7 % anterior.

La Comisión Europea (CE) ha anunciado hoy que creará un equipo de respuesta al coronavirus que, entre otras cuestiones, abordará en profundidad su impacto en los sectores del turismo y el comercio, en las cadenas globales de valor y en la situación macroeconómica general.

Otra previsión negativa publicada este lunes es la de Pimco, una de las mayores gestoras de fondos del mundo, que espera una contracción de la economía china del 6 % en el primer trimestre.

Esa contracción dejaría el crecimiento del gigante asiático en el conjunto del presente ejercicio en el 3 %

Al margen de esas previsiones, Italia ha confirmado hoy que su economía creció el año pasado un 0,3 %, el peor dato desde 2014.

El Gobierno italiano prevé destinar 3.600 millones de euros, el 0,2 % del PIB, a reducir el impacto del coronavirus.

Antes del conocerse el informe de la OCDE, las bolsas asiáticas habían cerrado con alzas gracias al empuje proporcionado por los anuncios del Banco de Japón.

Tokio ha subido un 0,95 %; Hong Kong, un 0,62 %; Shanghai, un 3,37 %; y Seúl, un 0,78 %.

El Banco de Japón ha dicho que está revisando estrechamente las derivaciones del brote de coronavirus y se ha comprometido a aportar liquidez ante las señales de incertidumbre en los mercados financieros globales.

Previamente, el viernes, la Reserva Federal había avanzado que utilizará las herramientas apropiadas para apoyar a la economía frente a la expansón del coronavirus, lo que, según algunos analistas, apunta a una posible bajada de los tipos de interés.

Los precios del crudo, que habían iniciado la sesión con leves subidas, vuelven a caer. El Brent, de referencia en Europa, baja un 0,4 %, hasta 50,4 dólares por barril.

En este contexto de incertidumbre, los inversores vuelven a dirigirse a la deuda pública de países solventes.

La rentabilidad de los bonos alemanes a diez años ha caído a su nivel más bajo desde septiembre (-0,657 %) y la de los estadounidenses del mismo plazo ha tocado mínimos (1,069 %).

El oro, otro de los activos considerados refugio, cotiza hoy al alza, aunque se encuentra lejos de los máximos de siete años que alcanzó la semana pasada.