Reuters.- Así que el Bitcoin es una moneda, ¿no? Bueno, sí, puede usarse para comprar, vender y tasar bienes, como los dólares y los euros.

¿Es una materia prima? Si se piensa, se comporta mucho como el petróleo y el oro: puede ser comprado y vendido en mercados financieros o a través de derivados como los futuros.

¿Puede ser un título? Muchas criptomonedas lo son, de alguna manera. Son emitidas como acciones en “ofertas iniciales de monedas” y suelen representar a títulos en proyectos online.

El debate puede parecer abstracto, algo ajeno al mundo de las finanzas, pero está concitando cada vez más interés por parte de economistas y abogados que dicen que podría tener grandes implicaciones para el futuro de las criptomonedas.

La definición que se haga del Bitcoin y de otras unidades digitales podría incidir en su regulación a nivel mundial. A su vez, las reglas a las que se sujetan podrían determinar si dan el salto desde activo de nicho hacia activo tradicional.

Te puede interesar:El bitcoin, imparable: Ya supera los 10,000 dólares

Entonces, ¿cómo les tratarán los reguladores?

En Estados Unidos, los organismos de supervisión federales dicen que hay elementos tanto de títulos como de materias primas, pero -tal como las autoridades de la mayoría de economías- no han desarrollado aún sus reglas.

La Unión Europea presentará una pauta este año, que podría incluir a las cripto en las regulaciones existentes o crear reglas nuevas.

Para los actores del mercado, la forma en que sean regulados el Bitcoin y sus semejantes tendrá importantes ramificaciones.

Los mercados de materias primas operan con una supervisión regulatoria relativamente pequeña. Los activos, por otra parte, suelen estar sujetos a reglas más estrictas sobre transparencia de precios, reporte de operaciones y abusos del mercado.