EFE.- El Gobierno italiano aprobó hoy una partida de 7.500 millones de euros en ayudas a familias y empresas por la crisis del coronavirus, que ha infectado a más de 3,000 personas y ha causado la muerte a 148, y ha solicitado la flexibilidad presupuestaria a la Unión Europea (UE).

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, explicó hoy en rueda de prensa que se aprobaron recursos por 7,500 millones de euros para dotar de fondos a un decreto con “medidas extraordinarias y urgentes”, que se espera que sea aprobado la semana que viene.

Esto supondrá una desviación del gasto público de 6.350 millones de euros netos, indicó el ministro de Economía, Roberto Gualtieri.

Italia había avanzado que pediría más flexibilidad presupuestaria a la UE para atajar la epidemia y Conte refirió que no habrá ninguna “divergencia” en este sentido.

“No estamos dando un salto al vacío y podemos ya declarar la plena sensibilidad por parte de la Comisión Europea (CE), que comprende la emergencia que Italia está atravesando. Desde este punto de vista no esperamos ninguna divergencia con la Unión Europea”, afirmó.

La postura de Roma es que “no es solo una emergencia sanitaria sino también económica” por el impacto que tiene en las zonas del Norte más afectadas, motor económico del país, pero también en otros sectores como el del turismo.

El ministro explicó que, con estos fondos, se hará un decreto con las medidas para “dotar de medios” a los especialistas, se ayudará a las familias que se vean perjudicados por el virus y se permitirá una moratoria de los créditos a las empresas afectadas.

“Nadie debe perder su trabajo por el coronavirus”, dijo Gualtieri, quien espera que el decreto llegue la semana que viene, una vez pase por el pertinente trámite parlamentario.

El ministro Gualtieri ya ha informado por carta sobre este desembolso al comisario europeo de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, y al vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis.

En la misiva señala que el coronavirus “ha golpeado repentinamente y muy fuerte a Italia en las últimas dos semanas”, y alega que las restricciones aprobadas para contener la epidemia afectarán sectores como los transportes, hotelero, turístico, cultural y comercial.

El paquete de medidas del Gobierno supondrán que el déficit del país aumente hasta el 2,5 % del producto interior bruto (PIB), 0,3 puntos porcentuales más que lo establecido en las previsiones precedentes.

Italia se compromete con Europa a “reanudar su estrategia de reducción de la deuda tan pronto como se vuelva a la normalidad” y justifica su endeudamiento porque aumentar los impuestos para pagar la emergencia “heriría sentimientos en un momento muy delicado”.

Además el Gobierno italiano, del populista Movimiento 5 Estrellas y varios partidos de centroizquierda, ha aplazado sin nueva fecha el referéndum del 29 de marzo con el que se pretendía cambiar la Constitución para reducir el número de parlamentarios.

Italia ha registrado varios focos de coronavirus en las regiones norteñas de Lombardía y Véneto que ya han pasado a otros puntos del país, sumando 3.296 contagiados y 148 fallecidos, en su mayoría ancianos enfermos, según el último parte de Protección Civil de hoy.

Para tratar de contener la epidemia, el Gobierno italiano está destinando recursos a su sistema de Sanidad y hospitalario, y ha impulsado medidas como la suspensión de las clases en colegios y Universidades hasta el próximo 15 de marzo.

Además, también se han suspendido los eventos o espectáculos que conlleven aglomeraciones de personas.