Reuters. – El Gobierno de Guatemala dijo el viernes que respeta el fallo de la Corte de Constitucionalidad contra una ley oficialista que permitía fiscalizar y disolver organizaciones no gubernamentales y que había sido cuestionada por Estados Unidos y organismos de derechos humanos nacionales e internacionales.

El máximo tribunal guatemalteco otorgó esta semana un amparo a varias organizaciones civiles que se habían opuesto a la ley con el argumento de que la normativa, promulgada por el presidente Alejandro Giammattei, era una violación a los derechos humanos.

“Respetaremos la resolución y a la vez nuevamente hacemos el llamado a unirnos como guatemaltecos para promover una cultura de transparencia, prosperidad y desarrollo”, dijo el viernes el Gobierno guatemalteco en respuesta a la decisión judicial, pese a no estar de acuerdo con ella.

Te puede interesar: En medio de la euforia electoral, las remesas hacia Guatemala crecen en los primeros dos meses del año

Aunque el amparo es provisional, si el Congreso y el Gobierno desearan volver a imponer esas medidas contra las ONGs debería iniciar de cero el proceso legislativo para sacar adelante una nueva ley, dijo el viernes a Reuters la exdirectora legislativa del Congreso, Ana Isabel Antillón.

La ley, aprobada el mes pasado en el Congreso, obligaba a las ONGs a registrarse, reportar sus donaciones y permitir la fiscalización de sus cuentas.

Además, permitía cancelarlas, disolverlas, fiscalizarlas y vigilarlas, si así lo decidían cuatro instituciones estatales, incluida la Presidencia.

La normativa había sido propuesta el año pasado, cuando el gobierno del expresidente Jimmy Morales decidió no prorrogar el mandato de la CICIG, una comisión de Naciones Unidas que destapó los casos más importantes de corrupción contra políticos y empresarios guatemaltecos.