Por Urías Gamarro

Guatemala captó la primera inversión extranjera en el sector financiero del año con la venta del 40% de las acciones del Grupo Agromercantil Holding (GAH) por parte de Bancolombia, que ahora tiene la totalidad de participación del BAM.

Los capitales en las actividades financieras y de seguros ascienden a US$54 millones, convirtiéndose en el principal rubro, y Colombia es el  país de origen por US$154 millones que lidera el flujo de inversión extranjera directa (IED) hasta septiembre del 2019.

Los agentes económicos vieron con buenos ojos esta actividad, que anticipa ser muy dinámica para este ejercicio por la adquisición realizada y un ingreso de divisas de capital fresco.

Por otro lado, Trelec, propiedad del Grupo de Empresas Públicas de Medellín (EPM), que adquirió la Empresa Eléctrica de Guatemala, S. A. (EEGSA) en el 2010, inauguró el pasado viernes las subestaciones de Guanagazapa-Pasaco en las que se invirtieron Q66.8 millones. La obra  beneficiará a unos 140 mil habitantes en los departamentos de Escuintla, Santa Rosa y Jutiapa.

Durante el período de julio a septiembre del 2019, el monto de IED originaria de Colombia registraba US$137.4 millones, según el Banco de Guatemala, un flujo que se concentra en su mayor porcentaje en la actividad financiera y seguros.

Además, en el 2019 los sectores con mayor dinamismo en los flujos de capitales extranjeros fueron electricidad y comercio.

Voto de confianza

Puntualmente, la operación de Bancolombia para adquirir el 100% de acciones del grupo propietario del BAM, significa que existe confianza en el país por parte de los inversores de ese país, explicó a Prensa Libre Luis Fernando Samayoa Delgado, directivo de la Asociación Bancaria de Guatemala (ABG).

“Es algo positivo y es una competencia sana, una rivalidad importante que va a hacer que el sistema bancario sea más competitivo. Por otro lado, es un voto de confianza al país por la inversión que un grupo extranjero está realizando y que es favorable”, puntualizó el directivo.

Recordó que Bancolombia, al adquirir el 100% de acciones de BAM, era el compromiso que tenía con Guatemala, aunque ellos ya poseían el 60% de acciones.

“Tenían un acuerdo ya firmado de condiciones para comprar el resto y ambas partes decidieron ejecutarlo”, afirmó Samayoa Delgado.

Por otro lado, se consolidan dos grupos financieros colombianos que son competidores en otras plazas con Grupo Aval, que, según el directivo de la ABG, es una rivalidad importante y natural.

Christian Nolck Rodríguez, vicepresidente de la Cámara de Finanzas de Guatemala, señaló que un grupo como Bancolombia invierta en Guatemala es una muestra de confianza y que hay expectativas económicas positivas a futuro.

El ministro de Economía, Antonio Malouf, añadió que uno de los objetivos para este año es incrementar los flujos de IED, como parte de la política de Gobierno en el pilar de economía y prosperidad, para que impacte en la generación de empleo.

“Estamos recibiendo delegaciones de varios países que están explorando hacer negocios en Guatemala en varios sectores”, indicó el funcionario.

Para Juan Carlos Zapata, director ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), es una señal positiva para Guatemala, que ratifica el crecimiento y la estabilidad del sector financiero en el país.

Sergio Recinos, presidente del Banco de Guatemala, explicó que no ha ingresado la solicitud de la compra de acciones, pero es algo que le corresponde a la Superintendencia de Bancos (SIB) conocer en su momento.

Por medio de un comunicado, la Superintendencia Financiera de Colombia informó que se espera que en el tercer trimestre del año se cierre la operación.

Samayoa Delgado aseguró que una institución como Bancolombia representará más oportunidades de inversión en Guatemala y, al contar con acceso a recursos, el único favorecido será el consumidor guatemalteco, aunque dependerá de los proyectos a ejecutarse.

Indicó que Bancolombia y Grupo Aval vienen de mercados más complejos, más avanzados, más profundos, traen ciertos bagajes en conocimientos y experiencias que hace que la plaza sea más competitiva.

Zapata agregó que la inversión colombiana en Guatemala es  resultado de las agencias  Pronacom de Guatemala y ProColombia.

Optimismo por cartera de proyectos

Sobre las expectativas para el sector bancario y financiero para este ejercicio, Fernando Samayoa Delgado, directivo de la Asociación Bancaria de Guatemala (ABG), resaltó que se espera más dinámico en comparación con el año pasado, y los tomadores de decisiones perciben un optimismo generalizado.

Sin embargo, aclaró que hay que solventar algunos factores como  el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, la contratación de tiempo parcial, más certeza a las inversiones extranjeras como en minería, y agilizar los procesos de otorgamientos de créditos a las pequeñas y medianas empresas a través de nuevos reglamentos crediticios flexibles y eficientes.

Al evaluar el desempeño del crédito bancario al sector privado, Samayoa indicó que hay una migración de depósitos en dólares a quetzales, pero es algo muy normal, ya que las tasas de interés han venido bajando tanto en moneda nacional como extranjera, por la poca demanda crediticia y el mercado se tiene que ajustar.

“No es deseable contar con tasas de ahorro negativo y no estamos todavía, pero creo que habrá dinamismo con la cartera de proyectos de alianzas público-privadas”.

*En alianza con Prensa Libre