Hasta ahora todo apunta a que el COVID-19 impactará hasta las economías menos dependientes de la República Popular China, en vista que persiste incertidumbre sobre los mercados y temores por una recesión global.

En Honduras donde se depende más de la economía “americana”, se podrían experimentar los efectos colaterales, señalan empresarios, dado que estadísticas de la integración regional citan que de 10 productos que circulan en Centroamérica, al menos, 8 provienen del “gigante asiático”.

El sector construcción enfrentaría problemas si se retrasan los embarques, debido a que gran parte de los materiales que se utilizan provienen de las fábricas chinas, apuntó a este rotativo el presidente de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), Gustavo Boquín.

La economía hondureña es abierta o con relaciones comerciales a distintos mercados, coyuntura que la expone a este tipo de choques con enfriamiento del crecimiento económico de China donde enfrentan el coronavirus desde diciembre del 2019 cuando apareció el primer contagio en la ciudad de Wuhan, Hubei, con más de 56 millones de habitantes.

Puedes leer: Italia, en cuarentena para contener propagación de coronavirus

En un contexto de temor, el comercio, la aviación y el turismo serían los sectores en recibir en primera fila el impacto del COVID-19 que sumó esta semana 98 mil contagios y cerca de 3,385 muertes a nivel mundial.

Hasta ayer, las autoridades sanitarias hondureñas no tenían casos confirmados, pero hay alrededor de 14 personas bajo sospechas de portar este virus que presenta una tasa baja de mortalidad y elevada transmisión entre personas.

Pese a ello, existe desabasto de gel de manos, en los comercios se agotan los “stocks”, en los anaqueles en cuestión de minutos quedan vacíos contó a este rotativo la impulsadora de una cadena de supermercados.

El presidente del Consejo Monetario Centroamericano (CMCA), Sergio Recinos, lanzó una alerta este fin de semana desde San Pedro Sula donde dijo que “uno de los riesgos más importantes, es el tema del coronavirus que podría impactar negativamente el crecimiento”.

Para la banca comercial, es preocupante lo que se avecina, según el presidente de la Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (AHIBA), Roque Rivera, “por el impacto en la actividad económica mundial, no creo que sea fácil hoy saber quçe va a suceder”.

“Creo que lo importante es que los gobiernos tomen medidas para limitar esto. Dios quiera que se controle y el impacto no sea tan dramático como podría llegar a ser”. La aplicación de cuarentenas afectarán la actividad comercial según el sector lógistico, porque “los protocolos de salud lo van a tener que hacer”, explicó el presidente de la Federación Nacional de Agentes Aduaneros de Honduras (Fenaduanah), Fernando García.

*En alianza con La Tribuna