Por Rigoberto Acosta

Estamos frente a un colapso económico mundial producto de una pandemia provocada por el COVID-19. Los últimos datos revelados por la consultora británica Oxford Economics apuntan hacia un “cóctel preocupante”: la combinación entre la caída del precio del petróleo, el desplome de las monedas y el COVD-19 significaría para América Latina ser arrastrados por una recesión global.

Por supuesto que estas líneas no buscan ironizar o minimizar la situación actual por la que atraviesa la comunidad empresarial en Latinoamérica; por el contrario, lo que pretendo es hacer una apología sobre cómo sí es posible “contagiar” a los tomadores de decisiones. Afortunadamente, y aunque a los ojos de muchos parezca una ilusión o una aberración, existen alternativas y posturas empresariales que pueden contribuir a una recuperación de los dueños de negocios dentro de una empresa.

El empresario debe comenzar por reconocer que sí hay una amenaza para, en un cambio de enfoque 180 grados, entender que incluso dentro de un ambiente convulsionado hay oportunidades para todos. Ambas caras deben ser vistas de manera racional a fin de garantizar una estrategia de protección máxima a la empresa.

La confusión es la compañera del pánico. Por eso, es importante que los empresarios consulten fuentes de información confiables y eviten guiarse por rumores y especulaciones pues, muchas veces, tendemos a maximizar las situaciones con el gran riesgo de tomar decisiones poco acertadas. Es importante informarse para definir la estrategia y el plan para solventar los problemas reales en el corto y el largo plazo.

Si el empresario ha logrado sortear estos tres síntomas, está listo para preparar un plan de contingencia, especialmente para blindar y fortalecer temas de costos, gastos, cobranza y cartera de clientes–. Además, es importante que éste contemple entre sus objetivos estrategias agresivas de marketing y publicidad para hacerse visibles y diferenciarse de la competencia. 

Una agenda empresarial reforzará la salud del negocio y generará certidumbre en el empresario. Se trata de un documento que va guiando paso a paso el protocolo de gestión de la empresa bajo contingencia, haciendo énfasis sobre las estrategias de marketing y ventas que ya operan sobre mercados actuales y con miras a nuevos horizontes, y buscando otras oportunidades de negocio.  Saber hacia dónde dirigir la empresa, aún en épocas de crisis, enfocará a los equipos de trabajo por la simple razón de que sabrán hacia donde concentrar sus esfuerzos para generar resultados concretos.  

En este punto, el empresario ha logrado vencer los obstáculos que dependen directamente de él. Pero, ¿y el contexto?, ¿y las amenazas del exterior? Son circunstancias externas que podrían paralizar a cualquiera. Sin embargo, el proyecto de crecimiento del negocio impide que el empresario se detenga y aquí, es donde deberán moverse por sí mismos y acelerar sus proyectos de cambio. Para ello, es vital que logren alinear su estrategia al contexto para cumplir la meta. Si se requiere integrar la estrategia contingente ¡qué lo haga ahora!, pero que por ningún momento se detenga.

El sistema inmunológico empresarial seguirá en peligro si se vuelve a exponer a especulaciones y a fake news. Es importante corroborar todos los datos y tendencias consultando fuentes confiables de información y evitando caer en el pánico. Es importante, a partir de este momento, tomar una postura que fortalezca el comportamiento del negocio e infunda confianza en el equipo de trabajo. No hay algo peor que un líder confundido e inmovilizado.

En este momento requieres aprovechar para que todos los días tu mindset empresarial se robustezca. Con excelente estrategia, con estructuración de tus acciones y las de tu equipo, así como la recodificación de tu enfoque de negocios para ganar las ventajas que antes no tenías sobre tu competencia. Acciones más precisas, más específicas, con más calidad y con más eficiencia serán claves para salir airosos y con crecimiento en esta prueba empresarial.

El autor es master coach Rigoberto Acosta

Director General de COACH Latinoamérica

coachlatinoamerica.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.