EFE.- El Gobierno de Nicaragua anunció este miércoles que adelantará el pago a miles de trabajadores del Estado para que puedan disfrutar las vacaciones de Semana Santa, pese a que la OMS ha recomendado evitar las aglomeraciones por la pandemia del coronavirus COVID-19.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, dijo a través de medios oficiales que los trabajadores del Estado cobrarán su paga mensual el próximo 3 de abril.

“Estamos pagando antes de las vacaciones de Semana Santa para que las familias puedan disfrutar de unión, de unidad, de armonía, de paz”, indicó.

El Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) anunció que espera desarrollar 80 actividades masivas durante la Semana Santa, que se celebrará entre el 4 y 12 de abril próximos.

La directora del Intur, Anasha Campbell, dijo a periodistas que se han reunido con empresarios turísticos, a quienes pidieron poner en práctica medidas sanitarias ante el posible ingreso del virus.

Aseguró que especialistas del Ministerio de Salud trasmitieron a los empresarios turísticos las medidas que deben implementar con sus colaboradores y los protocolos establecidos para saber cómo actuar si hay algún caso sospechoso, o si reciben turistas de sitios en donde ya se encuentra presente el virus.

Te puede interesar:Rebelión “sanitaria” en Nicaragua por pasividad de Gobierno frente a COVID-19

GOBIERNO DICE CUIDAR SALUD MENTAL

Según Murillo, el Gobierno está priorizando “todos los cuidos en salud” y que están privilegiando la calma, la serenidad, la prudencia, la cordura, lo razonable, el buen juicio, y la solidaridad, pese a la amenaza de la pandemia del coronovirus.

“Porque debemos cuidarnos y querernos juntos, cuidar nuestra salud mental, en un mundo agobiado por la penuria, el temor y la falta de certidumbre”, continuó la vicepresidenta, que es esposa del presidente del país, Daniel Ortega.

Las autoridades de Salud de Nicaragua no han detectado hasta el momento casos del coronavirus COVID-19.

Nicaragua, a diferencia del resto de países de Centroamérica, no ha decretado ningún tipo de alerta o emergencia por la pandemia, ni ha ordenado la suspensión de las clases.

Tampoco ha restringido la entrada ni movilidad en el territorio a ningún viajero, y ha dicho que no establecerá ningún tipo de cuarentena a los potenciales afectados.

El sábado pasado, el Gobierno de Nicaragua organizó una marcha multitudinaria denominada “Amor en tiempos del COVID-19”, en la que miles de simpatizantes sandinistas y trabajadores marcharon por la capital, pero sin la presencia de los convocantes y homenajeados, el presidente Ortega y la vicepresidenta Murillo.

El Ministerio de Salud, que es el único que tiene las pruebas de laboratorio para confirmar los casos sospechosos de coronavirus, no ha informado cuántas pruebas ha realizado.