EFE.- Una joven descrita por el Gobierno de Nicaragua como sospechosa de haber contraído el coronavirus denunció la inacción de un hospital público donde permaneció más de 24 horas sin comer, sin bañarse, sin recibir tratamiento y sin que le dieran el resultado del examen.

La joven, en un video que divulgó en sus redes sociales y que eliminó horas después, explicó que ella fue ingresada al Hospital Alemán Nicaragüense desde el viernes pasado por haber tenido contacto con uno de los dos casos confirmados con COVID-19 que hay en Nicaragua.

Te puede interesar: Pánico por COVID-19, opaca ejercicio multiamenaza en Nicaragua

Aseguró que junto a ella fueron ingresados otras cuatro personas que también tuvieron contacto con el segundo caso confirmado, las cuales fueron dadas de alta un día después.

En ese mismo centro hospitalario están bajo observación un hermano y un sobrino de uno de los pacientes con coronavirus, un estilista de profesión y que padece enfermedades crónicas, según la información ofrecida por el Gobierno, agregó.

CRITICA TARDANZA EN DAR RESULTADO

“No nos dicen si somos positivos o negativos”, reclamó la joven, que hizo el video desde el hospital, aunque no desde la zona en que estaba aislada.

Según su relato, ella violó la zona de seguridad para hacer el video y poder comunicarse con su hermana y un amigo, que estaban en las afueras del hospital y fueron retenidos por policías.

La joven dijo que el único síntoma que presenta es alergia y un poco de problemas respiratorios, y, como no le dieron el resultado, pidió su salida para hacerse el examen en un hospital privado.

Sobre el segundo caso confirmado, sostuvo que se encuentra en un estado crítico y que no regresó a Nicaragua procedente de Colombia el 16 de marzo, como asegura el Gobierno, sino el 12, un día antes que los sandinistas convocaran a una marcha a la que acudieron miles de sus seguidores y trabajadores del Estado.

Te puede interesar: Guatemala ordena toque de queda por 8 días para frenar coronavirus

La joven contó que el estilista llegó al salón de belleza, en Managua, el lunes pasado y presentaba una “fuerte tos, grandes temperaturas y dolores en el corazón” y “expuso la salud de todos sus trabajadores”, incluida a ella.

Aseguró que los autoridades de salud desinfectaron el salón una vez que confirmaron el caso.

GOBIERNO: JOVEN LIBERA DE RESPONSABILIDAD A HOSPITAL

Tras esa denuncia y en horas de la madrugada de este domingo, la vicepresidenta del país, Rosario Murillo, informó que esa joven sospechosa con COVID-19 decidió salir de su aislamiento preventivo por su propia voluntad.

“Es un caso sospechoso, sin síntomas, la persona ha decidido abandonar el aislamiento con su familia y el hospital en este momento le está dando de alta”, explicó Murillo.

Aclaró que el Gobierno tiene la responsabilidad como Estado de extremar “todas las medidas” y si hay “una persona que es sospechosa, que no tiene síntomas, pero que estuvo vinculada al caso número dos”, debe permanecer “en el centro hospitalario en aislamiento mientras se dé la evolución de su propio caso y se da el resultado de la prueba”.

“La persona ha tomado la decisión, ella y su familia, de salir del aislamiento” y firmó un documento “liberando de responsabilidad al Ministerio de Salud”, continuó.

NICARAGUA NO HA DECRETADO ALERTA NI RESTRICCIONES

El Gobierno anunció ese caso sospechoso desde el mediodía del sábado y hasta ahora no ha dado el resultado del examen.

Nicaragua ha confirmado dos casos de coronavirus y un sospechoso, sin fallecidos hasta el momento.

Hasta ahora Nicaragua, a diferencia del resto de países de Centroamérica, no ha decretado ningún tipo de alerta o emergencia por la pandemia, ni ha ordenado la suspensión de las clases.

Tampoco ha restringido la entrada ni movilidad en el territorio a ningún viajero y ha dicho que no establecerá ningún tipo de cuarentena a los afectados.

Como el Gobierno no ha tomado medidas de prevención ante la pandemia, solamente de vigilancia, los nicaragüenses han decidido actuar por su cuenta con base en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).