EFE.- El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y su área de inversión en el sector privado, BID Invest, anunciaron este jueves que financiarán una respuesta inmediata sanitaria y económica para aliviar el impacto del coronavirus en Latinoamérica.

Así lo expusieron hoy en un comunicado en el que explican que el BID pone a disposición de sus países miembros 3,200 millones de dólares adicionales a su programa de prestamos de 2020, por lo que la institución dará acceso a los países a un total de 12,000 millones de dólares.

Por su parte, BID Invest dedicará hasta 5,000 millones a estos esfuerzos, de los que 4,500 millones provendrán de su programa de inversiones; además, este banco trabaja en estos momentos en la creación de una ventanilla de Mitigación de Crisis de 500 millones, que se centrará en inversiones para responder a la pandemia.

Puedes leer: Impacto del coronavirus en el comercio y la integración: ¿qué hacer?

El Banco asegura que este plan tiene cuatro pilares: dar una respuesta inmediata para la salud pública, establecer redes de seguridad para las poblaciones vulnerables, afrontar el reto que se presenta para la productividad económica y de empleo y trabajar en políticas fiscales para mitigar el impacto del COVID-19.

En el plano sanitario, el BID explica que ayudará a “la preparación y respuesta con recursos para contener la transmisión del virus y mitigar su impacto, mediante el fortalecimiento de los sistemas de salud pública y la compra de insumos y equipos”.

Honduras hará uso de 143.5 millones de dólares en préstamos de los fondos precautorios del Acuerdo Stand By con el Fondo Monetario Internacional (FMI), para fortalecer la Balanza de Pagos.

Posted by Forbes Centroamérica on Wednesday, March 25, 2020

Con este plan , la institución financiera pretende también proteger a las personas más vulnerables mediante el uso de programas previos a la aparición de la enfermedad de transferencias, pensiones no contributivas y subsidios, así como otras medidas que contemplan transferencias extraordinarias para trabajadores en el sector informal y apoyo a empresas de sectores especialmente afectados, como el turismo.

En cuanto a la producción económica y la generación de empleo, el BID se centrará en las pequeñas y medianas empresas (PYME), pues dice que representan el 70% de la ocupación en la región, a las que dará acceso a programas de financiación y garantías de liquidez a corto plazo, de comercio exterior, de restructuración de préstamos, y de apoyo a sus cadenas de suministro estratégicas.

Además, el banco aseguró que ayudará “a los países en el diseño y la implementación de medidas fiscales para financiar la respuesta a la crisis; planes de continuidad para la ejecución de gastos y adquisiciones públicas”.

En el comunicado hecho hoy público, Luis Alberto Moreno, presidente del BID, afirma que estas medidas son necesarias porque “las dimensiones históricas de esta crisis exigen una estrategia multisectorial que anticipa los impactos sociales y productivos en el mediano y largo plazo”.