EFE.- Las autoridades de Costa Rica informaron este jueves que los casos por el coronavirus COVID-19 continúan en aumento y llegaron a los 231 confirmados, 30 más en las últimas 24 horas, mientras que el país gestiona la compra de más pruebas para el corto plazo.

El ministro de Salud de Costa Rica, Daniel Salas, dijo en conferencia de prensa virtual que del total 101 son mujeres y 130 hombres entre los 2 y 87 años. Además dos personas han fallecido y dos están recuperadas, desde que se confirmara el primer caso el 6 de marzo.

Las autoridades indicaron que hay seis personas internadas, de ellas cinco en cuidados intensivos. En total hay 43 cantones, de los 82 del país, con casos positivos. Los más afectados son Alajuela, San José, Santa Ana, Escazú y Tibás, todos ubicados en el centro del país.

Puedes leer: BID lanza plan de 12,000 mdd para combatir al COVID-19 en América Latina

“La cantidad de casos, los enfermos graves y los fallecidos, van a aumentar. El llamado es para no hacer un manejo irresponsable si aflojamos en este momento, lo que va a ocurrir es que personas van a enfermar gravemente. Hagamos el distanciamiento físico y social, son semanas claves. Suena que lo hemos repetido muchas veces, pero tenemos que hacerlo”, expresó Salas.

El ministro además mostró su preocupación porque se acerca el fin de semana, e hizo un llamado a las personas para que continúen con los protocolos de distanciamiento, de toser y estornudar, así como lavarse las manos constantemente.

Las autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) indicaron que han implementado una estrategia bajo tres enfoques, primero intentar una ocupación mínima, reconversión del servicio para aumentar camas, y expansión utilizando instalaciones extrahospitalarias.

El director del Centro de Atención de Emergencias y Desastres de la CCSS, Daniel Quesada reveló que la entidad está gestionando la compra de 10.750 pruebas adicionales, para el corto plazo y ha invertido un total de 31 millones de dólares en insumos, equipo y recursos para responder a la pandemia.

“Todo este esfuerzo no servirá si las personas no hacen caso, las medidas se implementan para que no haya un pico que colapse los centros de salud. En este escenario debe surgir un sentimiento de colaboración, pero el mejor grano de arena es cuidarse y quedarse en casa, para que el sistema pueda darles una atención oportuna”, manifestó Quesada.

Las autoridades costarricenses también indicaron que cinco laboratorios privados fueron autorizados para que puedan realizar la prueba para el COVID-19, los que se suman a hospitales estatales, así como al Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud.

Costa Rica mantiene cerradas sus fronteras para el ingreso de extranjeros, suspendido el curso lectivo y eventos masivos, y ordenó el cierre de sitios como bares, discotecas, parques, parques nacionales, playas, entre otros, como medida de prevención.