EFE.- El Gobierno de Costa Rica inauguró este lunes una obra de infraestructura de 17.6 millones de dólares en la capital, mediante un inédito acto virtual con el presidente Carlos Alvarado y su ministro de Obras Públicas, Rodolfo Méndez, desde sus respectivos despachos debido a la pandemia del COVID-19.

El coronavirus COVID-19 está obligando a las autoridades y a los ciudadanos a utilizar al máximo las herramientas tecnológicas y el teletrabajo, lo que quedó evidenciado este lunes con la inauguración virtual de un viaducto y rotonda en la carretera de circunvalación.

En una transmisión hecha a través de redes sociales, el presidente Alvarado y el ministro Méndez efectuaron una vídeo llamada en la que dieron la orden de apertura de la obra.

“Este es un momento en que necesitamos tener esperanza y confiar en nuestras capacidades como país para salir adelante. La apertura de este proyecto nos da esa confianza en que tenemos la fortaleza para vencer la adversidad”, dijo Alvarado.

Puedes leer: Científicos panameños crean reactivo para hacer pruebas de COVID-19, en medio de la escasez global de este reactivo

La obra, valorada en 17.6 millones de dólares provenientes de un crédito del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), se ubica en la carretera de circunvalación, vía que rodea la ciudad de San José.

Esta infraestructura consiste en un paso subterráneo de tres carriles por sentido debajo de la rotonda de las Garantías Sociales, que fue reconstruida. Esta obra pretende agilizar el flujo de decenas de miles de vehículos que por allí transitan diariamente.

La pandemia del COVID-19 ha obligado al Gobierno a aplicar una serie de fuertes medidas y ha instado a la gente a quedarse en casa, realizar teletrabajo en los puestos que sea posible y a salir para lo estrictamente necesario, con el fin de evitar un contagio masivo que sature los servicios de salud.

Costa Rica mantiene cerradas sus fronteras para el ingreso de extranjeros, ha suspendido el curso lectivo y eventos masivos, y ordenó el cierre de sitios como bares, discotecas, parques, parques nacionales, playas, entre otros, como medidas de prevención.

El Gobierno no ha establecido una cuarentena obligatoria, excepto para la gente que regresa del exterior, y ha prohibido la circulación de vehículos después de las 22.00 horas entre semana, y después de las 20.00 horas los fines de semana.

Costa Rica contabiliza 314 casos de COVID-19, dos fallecidos y tres recuperados desde que se detectara el primer caso el pasado 6 de marzo.