El Colegio Hondureño de Economistas (CHE), presentó un paquete de medidas para proteger 400,000 empleos formales que estarían en riesgo por la suspensión de contratos de las empresas en el contexto de la crisis por el coronavirus COVID-19.

El CHE parte de la tesis que esta es una crisis inédita, más aguda que la caída de los mercados financieros internacionales entre 2007 y el 2008 o el decrecimiento económico que se registró post golpe de Estado en 2009.

Dado este contexto, el presidente del CHE, Luis Guifarro, planteó hoy, mediante un documento, acciones puntuales y urgentes en materia de política presupuestaria y monetaria.

En primer lugar, los economistas recomiendan salirse de los parámetros de la Ley de Responsabilidad Fiscal, en vista que ese atraviesa una situación excepcional al caer al 90 por ciento la actividad económica con impacto directo en el consumo y captación de impuestos.

En segundo lugar, plantea la creación de un subsidio estatal por tres meses a las empresas que evite la pérdida de aproximadamente 400 mil empleos que están a punto de perderse por la suspensión de contratos de trabajo que ya empezaron a tramitar varias empresas.

El subsidio andaría entre 5,000 a 7,000 millones de lempiras y saldría de varias fuentes, entre ellas, del pago del Servicio de la Deuda Pública, misma que debería entrar en un proceso de negociación para suspender los aportes a capital e intereses por un año.

La tercera opción consiste en trasladar dinero de forma directa a los trabajadores informales mediante las “transferencias condicionadas” por seis meses, siempre con el acompañamiento de entregas de alimentos o sacos solidarios.

Propone que a los productores de alimentos de primera necesidad se les proporcione transporte del campo a la ciudad con apoyo de los alcaldes. Asimismo, recomienda reformular el Presupuesto General de la República, porque sufrirá cambios debido a la caída en los ingresos por Impuesto sobre Ventas (ISV), principalmente.

También que se entre a un proceso de readecuación inmediata de la deuda pública, defiriendo los pagos a 12 meses, lo que implica renegociar con los organismos multilaterales de crédito.

En el tema monetario plantea bajar a 8 por ciento la tasa activa de la banca, pero que, a la vez, se apoye al sistema financiero inyectándole más liquidez porque será uno de los sectores que sufrirá parte del impacto.

Por último, el CHE sugiere al gobierno crear un equipo veedor conformado por entidades con personas entendidas en el tema económico y crear los marcos que permitan transparencia en el manejo de fondos.

*En alianza con La Tribuna