Por Alma Solís

El Canal de Panamá realiza al menos 36 tránsitos diarios, pero la noche y madrugada del 29 y 30 de marzo realizó una muy especial, principalmente porque se trataba del cruce de dos cruceros el Zaandam y  buque asistente el Rotterdam, que llevaban pasajeros posiblemente afectados por el virus COVID19, lo cuales habían sido rechazados en Chile y en Perú y en que ya habían muerto cuatro personas. Fue una misión humanitaria.

El crucero Zaandam salió de Argentina el 7 de marzo, tenía como destino el Estado de la Florida en Estados Unidos donde llegaría el 30 de marzo, no sin antes atracar en varios puertos turísticos que eran el sueño de muchos de sus pasajeros 1,243 que iban atendidos por 586 tripulantes,  pero en medio de su itinerario la crisis del Covid 19 los alcanzó, y la pandemia mundial hizo que no pudieran desembarcar, quedando atrapados.

El barco partió el 21 de marzo de Valparaíso, Chile, último puerto que había podido desembarcar, con la intención de llegar a Ft. Lauderdale, FL,  donde los huéspedes podrían bajar. «Estamos finalizando los permisos para transitar el Canal de Panamá el 3/27 (27 de marzo)» informaron.

El crucero estuvo por días navegando en aguas internacionales, cuando el 22 de marzo la empresa dueña del navío, Holland American Line informó a eso de las 4:00pm que 32 pasajeros presentaban síntomas de gripe.

“Esta mañana a bordo de Zaandam, 13 invitados y 29 tripulantes se presentaron en el centro médico del barco con síntomas similares a los de la gripe. Por precaución, se pide a todos los huéspedes que permanezcan en sus camarotes hasta que tengamos más información”, señalaba la empresa.

En esas condiciones llegó a aguas panameñas, pero se encontró con otra tormenta en su paso, Panamá había decretado cuarentena total entre sus habitantes, el Ministerio de Salud determinó que no podrían transitar por el Canal de Panamá aquellas embarcaciones que no cumplieran las medidas sanitarias exigidas, esto en función de la política de protección del pueblo panameño, debido a la pandemia por el COVID-19.

Como todos los puertos a lo largo de la ruta de Zaandam están cerrados para cruceros, la empresa Holland America Line desplegó el Rotterdam desde Puerto Vallarta para reunirse con Zaandam y proporcionar suministros adicionales, personal, kits de prueba COVID-19 y otro tipo de apoyo según sea necesario.

Pero al mismo tiempo que llegaba su barco gemelo a auxiliar, se reportó cuatro fallecimientos dos casos positivos de COVID 19.»Holland America Line puede confirmar que cuatro invitados mayores fallecieron en Zaandam» anunciaban mientras casi simultáneamente el Administrador del Canal de Panamá confirmaba a medios internacionales y a SNIP Noticias que se había rechazado la autorización para cruzar la vía panameña por razones de seguridad.

El Zaandam recibiendo ayuda coordina con la AMP 

En Zaandam hay cuatro médicos y cuatro enfermeras. En Rotterdam hay dos médicos y cuatro enfermera. Se logró hacer la transferencia de insumos con el apoyo de la Autoridad Marítima de Panamá entre otras autoridades panameñas.

Luego de largos trámites y en virtud de la situación el gobierno de Panamá reconsideró la decisión y por razones humanitarias, decidió permitir que ambos barcos pasaran por el Canal de Panamá y pudieran llegar a Florida.

El 29 de marzo los cruceros cargaron provisiones y pasada las 6:00pm inició la operación en la vía panameña, que involucró a cientos de personas y dos experimentados prácticos o pilotos del Canal, quienes se ofrecieron voluntariamente a subir al barco y cruzarlo, como es de conocimiento los capitanes de los navios entregan el mando a los pilotos del canal cuando deben cruzar la vía.

El administrador de la vía panameña Ricaurte «Catín» Vasquez confirmó que la operación con éxito, «los

Ricaurte Vásquez, administrador del Canal

tránsitos concluyeron sin ninguna novedad, no se utilizaron pasaclabes, no se utilizaron remolcadores ni otro contacto a tierra, simplemente los prácticos del Canal» dijo Vásquez.

«Una exitosa misión humanitaria, dos experimentados Prácticos del Canal de Panamá realizaron el tránsito por el Canal Ampliado de los cruceros Zaandam y Rotterdam» dijeron los prácticos en un comunicado luego de finalizada la operación que tomó cerca de 8 horas.

Explicaron que la travesía de ambos buques y se diera una estricta planificación entre la Autoridad del Canal de Panamá y la Unión de Prácticos del Canal de Panamá (UPCP), para transitar de manera segura y expedita ambas embarcaciones, que contaron con la participación, desde tierra, de una serie de profesionales canaleros de distintas áreas. Además, se coordinó con un equipo de prácticos, quienes estuvieron desde diferentes puntos en contacto con sus colegas al mando de la navegación del Zaandam y del Rotterdam.

A las 2:00 am el Zaandam salió de las esclusas de Agua Clara en el Atlántico

«Esta histórica operación reitera el verdadero compromiso de los prácticos con su trabajo en el Canal de Panamá, que comprende también una labor más humana, para así dejar en alto el nombre de Panamá al servicio del mundo»  afirmó el capitán Gabriel Alemán, secretario general de la UPCP.

Destacó que fueron varios días de ardua tarea junto al Administrador de la ACP, Ricaurte Vásquez y la Subadministradora, Ilya de Marotta; para que en estrecha colaboración con el MINSA se lograra establecer esta misión humanitaria.

La maniobra incluyó tanto la preparación de los prácticos voluntarios que estuvieron a bordo y a cargo de la navegación, y quienes pidieron la reserva de sus identidades; como aquellos otros prácticos y trabajadores de distintas áreas que apoyaron para que se realizará el tránsito exitoso de ambos buques.

Pasando unos minutos, después de las 4:00 a.m. ambos cruceros lograron salir del Canal sin contratiempos  «Cierra un día extraordinario, Canal de Panamá, Demostrando una vez más que trabajo en equipo y compromiso pueden lograr grandes cosas por nuestro país. Mi reconocimiento y agradecimiento a todos los que apoyaron este acto humanitario dentro y fuera de la ACP» dijo la subadministradora Ilya Espino de Marotta en su cuenta de Tuitter.

Factor humano y colaboración  

Gabriel Alemán, secretario general de la UPCP

“Nos sentimos muy complacidos y honrados de haber podido ayudar con nuestro trabajo a cada una de esas personas que pronto se reunirán con sus familias; al igual que aquellos que necesitan asistencia médica la reciban lo antes posible. También estamos satisfechos que la ACP tomara en cuenta nuestras recomendaciones, que estuvieron basadas en efectuar el tránsito lo más expedito posible y exponer a la menor cantidad de trabajadores al riesgo que conlleva interactuar con personas que pudieran estar contagiadas con el coronavirus”, sostuvo el Cap. Alemán.

La UPCP indicó también que los prácticos voluntarios de la operación contaron con un equipo especializado de protección personal, debieron guardar todas las medidas y protocolos de bioseguridad establecidos y mantenerse bajo la supervisión de personal del MINSA; por consiguiente, una vez desembarcaron de los cruceros fueron sometidos a una descontaminación integral y posteriormente trasladados al aislamiento reglamentario de 14 días.

*En alianza con SNIP de Panamá