Por Corresponsales

Para paliar la emergencia sanitaria por la pandemia, el Gobierno decidió el pasado 16 de marzo reducir las actividades empresariales, suspendió el transporte público urbano y una semana más tarde decretó un toque de queda de 12 horas al día, pero la población desafía las medidas que el presidente exige.

La mayoría de compradores del mercado La Terminal en la cabecera departamental de Retalhuleu llegaron a esa central de abastos sin mascarillas y se observó que los vendedores tomaron las mínimas medidas de seguridad ante el avance silencioso del coronavirus. Oficialmente en el país hay 36 contagiados de covid-19 de los cuales uno murió.

Los locatarios y la Municipalidad de Retalhuleu acordaron prohibir el ingreso de personas que no porten mascarilla al mercado, sin embargo, la medida no se cumplió porque se observó a personas efectuar sus compras .

  • Quetzaltenango

Con una mascarilla que le cubría la boca, Margarita Ramos, vecina quetzalteca, tomó sus precauciones para efectuar sus compras en el mercado La Democracia, la mujer compró vegetales y carnes.

“La mayoría no está tomando precauciones, miro aquí mucha aglomeración de gente, hay varias vendedoras sin mascarilla, tampoco tienen guantes. Vengo a comprar rápido y prefiero hacerlo yo a que venga alguien más de la familia que sea adulto mayor”, relató.

Vendedores y compradores en el mercado La Democracia de Quetzaltenango no ponen en prácticas las medidas higiénicas. (Foto Prensa Libre: María Longo)
  • Escuintla

En el mercado central de Puerto San José, fue notorio ver que ninguna persona porta mascarillas, guantes y pocos vendedores ponen en práctica las medidas de higiene.

“Las personas piensan que al tener colocada una mascarilla uno está enfermo o que tiene el virus. La clientela se aleja, no solo está baja la venta y se tiene poco tiempo para vender”, dijo Ana Pérez, vendedora de mariscos.

Pese a la emergencia del coronavirus comerciantes que venden sus productos en Puerto San José no utilizan ningún tipo de protección. (Foto Prensa Libre: Carlos Paredes)
  • Huehuetenango

Los comerciantes formales e informales de Huehuetenango se quejaron porque el presidente Alejandro Giammattei prolongó las medidas para contener el avance del covid-19, según ellos, el cierre de los negocios les dejó pérdidas.

Los huehuetecos cada mañana abarrotan el mercado municipal para comprar artículos de primera necesidad, vegetales y legumbres. La mayoría de compradores ni vendedores usan mascarillas o guantes para manipular los alimentos.


Rudy Rosales vende carne a un costado de la plaza en la zona 1 de Huehuetenango, asegura que las ventas disminuyeron. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

*En alianza con Prensa Libre