Por Alejandro Medina

Al menos un 55% de los ciudadanos costarricenses asegura tener hoy confianza en el trabajo que están llevando acabo las autoridades gubernamentales de su país para enfrentar la crisis que se ha generado por expansión de la pandemia por Covid-19 que sacude a su territorio.

Así lo señala un estudio realizado por la consultora CID Gallup, el cual advierte que al día de hoy sólamente un 13% de la población tica tiene una poca o nulka confianza en la labor que sus dirigentes se encuentra realizando.

A pesar de mantener este elevado nivel de confianza en sus funcionarios, la situación de contagio que permea sí tiene muy preocupados a los ciudadanos de este país. Un 58% de ellos asegura sentir que están en mucho riesgo de contraer el coronavirus en su propio barrio o comunidad.

Principalmente, la preocupación más elevada dentro de este cuadro la tienen, con un 63% del total, las personas mayores a 40 años de edad y con estudios superiores.

Puedes leer: Costa Rica busca desarrollar un medicamento para tratar la COVID-19

Ha sido buscando protegerse de este virus que hoy tiene en el país a casi 400 personas contagiadas, que un 98% de los costarricenses ha decidido adoptar diferentes medidas de prevención y resguardo para el cuidado de su salud durante la pandemia.

El golpe económico que esta situación puede dejar tras su paso también preocupa, al día de hoy un 40% del total de las empresas advierte tener capacidad de sobrevivir durante siete semanas en críticas de operación.

Pero no todas las compañías ticas tendrán esta capacidad, un 6% de ellas señala que únicamente podrían llegar a mantenerse con vida una semana si es que la situación generada por la pandemia llega a empeorar.

Al día de hoy, a pesar de que la contingencia ha llevado a un buen número de personas a resguardrase en sus casas, los datos del estudio realizado por CID Gallup, revelen que un 77% de las personas se han mantenido laborando.

Finalmente, es importante destacar que un 66% de la ciudadanía costarricense mantiene confianza en el hecho de que sus finanzas familiares  no se vean mayormente afectadas por la situación de incertidumbre que ha traído consigo el coronavirus.