Las empresas grandes también necesitan medidas gubernamentales para aliviarles los flujos y que no deban decidir si pagan impuestos o la planilla de los empleados, ya que «su trabajo es dar trabajo», coincidieron este miércoles expresidentes del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

La empresaria Aline Flores, también presidente del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL), capítulo de Honduras, es del criterio que “parte de la equidad que establece la Constitución, es que todas las medidas que se adopten beneficien a todos los sectores”.

“Es un buen paso que el gobierno adoptará una serie de medidas que beneficien al sector empresarial de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Mipymes), pero las mismas deben ser extendidas a la gran empresa, a fin de que los empleos puedan estar seguros en todos los sectores”, reconoció.

Las grandes compañías son la sombrilla que protege a las pequeñas y medianas empresas y parte importante en las ventas de las cadenas, además de proveedores cruciales.

El gobierno ha decretado una paralización de actividades que afecta a la mayor parte del aparato productivo como un mecanismo para evitar la expansión del virus que provoca la pandemia del COVID-19.Expresidentes de Cohep: Empresas grandes también urgen medidas de alivio
“Vienen tiempos difíciles y sería irresponsable no señalarlo”, agregó para luego estimar que el principal socio comercial de Honduras, los Estados Unidos, enfrentaría una pérdida de 47 millones de empleos por esta crisis de salud global.

Por su parte, el expresidente del Cohep, Luis Larach, manifestó que las grandes empresas también atraviesan dificultades por la inactividad comercial provocada por el COVID-19.

“El hecho de que sean grandes no quiere decir que el dinero les cae del cielo, hay muchas empresas que están en grandes dificultades desde antes y eso podría representar mayores despidos”, acotó.

*En alianza con La Tribuna