La necesidad de declarar cuarentenas en diversos países ha llevado a que miles de personas se aíslen en sus casas y hagan un uso intensivo del acceso a Internet. Esto ha tenido efectos importantes tanto en la movilidad urbana como en el tráfico de Internet.

¿Cómo ha cambiado la demanda por servicios de transporte?

Por una parte, la movilidad urbana se ha reducido de manera significativa por las medidas de mitigación implementadas frente a la propagación del virus. El tráfico de vehículos, peatones y del transporte público se ha reducido sustancialmente en las principales ciudades de América Latina. En este sentido, el ecosistema de aplicaciones de movilidad formado en los últimos 10 años ha sido instrumental para evidenciar la reducción en el número de viajes urbanos. Los portales de datos de aplicaciones como TransitCitymapper y Moovit evidencian la caída en viajes de transporte. La siguiente gráfica muestra la reducción porcentual en el número de viajes de transporte público para 17 ciudades en siete países de América Latina, en comparación con enero 15. La tendencia es clara y las reducciones varían entre el 52% y el 79% entre usuarios de la aplicación.

Coronavirus internet
Fuente: Moovit
Países analizados: AR, BR, CH, CO, MX, PE, UR

De otra parte, el aumento del tráfico generado por las personas trabajando desde sus hogares, los estudiantes realizando sus actividades académicas desde casa, y las personas que aumentan el tiempo de pantalla, ha llevado a que las redes empiecen a sentir los efectos. Algunos servicios de streaming de video (una de las aplicaciones que más ancho de banda requiere) ya han anunciado la disminución en la calidad de sus contenidos para mantener niveles de servicio aceptables.

¿Cuál ha sido hasta ahora el impacto en el tráfico de internet en América Latina y el Caribe?

Algunas empresas proveedoras de acceso a Internet en ALC ya han manifestado incrementos notables en los tráficos de datos gestionados en sus redes solo unos días después de iniciada la respectiva cuarentena:

Incremento en tráfico de datos en internet
Argentina:Entre el 22% y 25%
Brasil:Entre el 10% y 20%
Ecuador:30% en redes fijas y 8% en redes móviles
Colombia:40% en redes fijas y 12% en las redes móviles
Fuente: Conversaciones con empresas proveedoras y reportes de prensa (Estadao, Infobae, Hora20)

Según un reporte de Ookla (servicios de diagnóstico de internet) publicado el 23 de marzo de 2020, se presentaron disminuciones en las velocidades promedio de descarga de datos y aumentos en la latencia (1) de los paquetes de datos tanto en redes fijas como en móviles. Las gráficas a continuación muestran las mediciones de Speedtest para 3 países latinoamericanos entre diciembre de 2019 y marzo de 2020. Se evidencia la disminución de la velocidad promedio de descarga tanto en redes fijas como en móviles y el aumento de la latencia en la última semana de marzo.

coronavirus internet
Velocidad promedio de descarga de datos (Mbps) y latencia (ms) en internet
Fuente: OOKLA

Así mismo, el Índice de Presión de Internet (2) calculado por la empresa KASPR, también evidencia la disminución de la velocidad promedio de transmisión de datos en América Latina y el Caribe. La siguiente gráfica presenta los cambios porcentuales en la medición de velocidad entre el 13 de febrero y el 13 de marzo para diferentes ciudades de la región, donde se evidencia que en algunos sitios este índice aumentó hasta un 39%.

Cambio en el índice de presión de internet entre 02/13 y 03/13
Fuente: KASPR

¿Un nuevo normal?

En los siguientes meses, se hará más evidente cuál será el impacto permanente de la pandemia en la movilidad urbana y en el tráfico de Internet. ¿Será suficiente la capacidad actualmente instalada en nuestra región para absorber el creciente tráfico de Internet?, o ¿Habrá congestión en las redes de telecomunicaciones de los países y por ende necesidad de transportarse a las oficinas para muchos?

En América Latina, cerca del 56% de los viajes se realizaban en transporte público y colectivo. Es probable que algunos de los usuarios de transporte público cambien permanentemente su manera de viajar y opten por utilizar modos de transporte individual como bicicletas, motocicletas o autos privados. Los sistemas de transporte público y las administraciones municipales tendrán el inmenso reto de recuperar su base de usuarios sin poner su salud en riesgo. Será importante ver la experiencia de las ciudades asiáticas con el manejo de epidemias. El reporte del Shenzen Bus Group presenta acciones específicas para salvaguardar la salud de empleados y pasajeros.

Las ciudades tienen una oportunidad única para mitigar el uso ineficiente del auto particular y promover activamente alternativas de transporte sostenible como las bicicletas, las patinetas y las caminatas. Hemos visto el ejemplo de ciudades como Bogotá o Filadelfia que están dedicando carriles de espacio vial a las bicicletas para promover viajes más seguros mientras facilitan el distanciamiento social. La permanencia de estas medidas está por verse, sin embargo, son pasos en la dirección correcta. Es posible también que la pandemia genere un cambio permanente. No solo en los patrones de movilidad, sino en organizaciones donde el teletrabajo haya llegado para quedarse y las empresas revalúen la necesidad de movilizar sus trabajadores. ¿Más tráfico y menos tráfico?

*Este texto se publicó originalmente en el Blog del BID