Por José Caparroso

La propagación del coronavirus y las medidas que han tomado los gobiernos para contenerla han producido un efecto de crecimiento en las plataformas de entrega de comida, debido al aumento de la demanda por la suspensión de actividades para mitigar los efectos de la pandemia de la que se han contagiado más de un millón de personas en todo el mundo.

Tres de las aplicaciones más descargadas de Centroamérica y el Caribe, confirmaron a Forbes que no han suspendido sus operaciones en los países de la región, sino que, al contrario, han tomado medidas para asumir el incremento de la demanda.

Las aplicaciones de entrega de comida tuvieron un rol crucial en China al ayudar a los ciudadanos a soportar el confinamiento. Aunque desde mediados de marzo los casos han disminuido y algunos establecimientos han vuelto a abrir, todavía muchas personas se mantienen en el encierro.

Los medios estatales han estado llamando “héroes” a los repartidores suscritos a este tipo de plataformas. Aunque siempre salen a relucir las críticas a la ‘economía gig’, porque al no ser empleados directos de las compañías, los repartidores son expuestos al riesgo de no tener atención de salud asegurada y a ser ignorados en sus quejas o necesidades. 

Uber Eats, que está funcionando en Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Panamá, República Dominicana y Puerto Rico, indicó que a los repartidores que sean diagnosticados con Covid-19 o que hayan sido puestos en cuarentena, recibirán un apoyo económico por 14 días. La plataforma añadió una opción para entregas sin contacto, con la que los pedidos son dejados en la puerta.

Además, están apoyando por única ocasión a socios repartidores que usan la aplicación, a través de un reembolso en la compra de gel antibacterial o toallas desinfectantes.

Por su parte, Glovo, que está en Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá y República Dominicana, expresa que los productos que han incrementado su demanda han sido los de supermercados y farmacia, que han desplazado a las otras categorías en esta coyuntura.

“Hemos decidido desactivar de manera temporal el requerimiento que obligaba a los usuarios a firmar en los dispositivos de los repartidores al momento de recibir la orden, con el fin de garantizar una entrega sin contacto para todas las partes”, dijo a Forbes Alex Villacé, gerente general de Glovo en Centroamérica.

De acuerdo con el directivo, también están promoviendo recomendaciones de indicarle al repartidor, a través del chat de la plataforma, que una vez que llegue al domicilio toque el timbre y deje la comida en la entrada de la casa, para así evitar el contacto directo. “En este mismo sentido, se recomienda a todos los usuarios disminuir los pagos en efectivo y priorizar los pagos a través de tarjeta de crédito. Así, se minimizará aún más el contacto directo”.

La multilatina de origen colombiano Rappi, que aterrizó en octubre del año pasado en Costa Rica, resalta que ha tenido un aumento de 3 veces la demanda normal sobre todo en restaurantes, farmacias y supermercados, pasando de tener horas pico y horas valle, a una alta demanda durante todo el día.

Juliana Pulecio, directora global de comunicaciones de Rappi, explicó a Forbes que han activado varios protocolos.

“El primero es que estamos incentivando la opción de pago a través de medios digitales con el fin de exista el menor contacto posible. También tenemos una política para entrega de gel antibacterial y paños desinfectantes y estamos activamente incentivando la entrega sin contacto con la opción de “entrega sin contacto” que es que los repartidores dejen la entrega en la puerta y se retiren 2 metros para evitar el contacto cercano con la persona”, indicó Pulecio, que al tiempo resaltó que están trabajando con restaurantes y comercios en medidas para reforzar los empaques y ayuda para que los repartidores tengan un espacio para lavarse las manos o al menos usar gel antibacterial antes de lavarse las manos.

Las tres compañías coincidieron en que las aplicaciones están ayudando a evitar aglomeraciones en la región. 

Puedes leer: Este es el ‘secreto’ de Glovo para hacer más de 3 millones de entregas en Centroamérica