EFE.- Wall Street abrió este martes con sus índices principales en verde y con ganancias del 3.43% y más de 700 puntos en el Dow Jones de Industriales por la perspectiva de que Estados Unidos puede estar acercándose al pico de COVID-19 y por las mejoras experimentadas por los países europeos con respecto a la pandemia.

Cinco minutos después del inicio de las operaciones en la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones avanzaba 777.54 puntos concretamente, situándose en 23,457.53, aupado especialmente por grandes cotizadas como American Express (10%) y Raytheon Technologies (9.12%).

El selectivo S&P 500 subía un 2.97 % (79.09 puntos), hasta los 2,742.77, y el índice compuesto del mercado Nasdaq, que aglutina a importantes tecnológicas, ascendía un 2.49 % (197.32 puntos), hasta los 8,110.55.

La bolsa de Nueva York experimentaba así importantes subidas en un contexto en el que los analistas señalan que los inversores prefieren centrarse en las noticias positivas con respecto al COVID-19, especialmente a la eventual ralentización en el número de contagios en Estados Unidos y las noticias que llegan de Europa y que apuntan a que Italia y España, dos de los países más afectados, han doblegado ya la curva, que se comienza a aplanar.

En este sentido, algunos expertos comienzan a augurar una recuperación económica en Estados Unidos para finales del último trimestre de 2020 que se podría consolidar a lo largo de 2021, lo que supondría importantes oportunidades de inversión para el parqué neoyorquino.

EL WTI ABRE CON ALZA DE 1.46%

El precio del petróleo de Texas (WTI) abrió este martes con una subida del 1.46% hasta los 26.46 dólares el barril, después de cerrar la jornada anterior con un importante descenso de casi el 8%.

A las 09.16 hora local (13.16 GMT) el barril cotizaba por debajo de los 27 dólares tras sumar 0.38 dólares con respecto a la sesión previa del lunes.

El precio del crudo ha vuelto a terreno positivo gracias a la esperanza de que el acuerdo entre Arabia Saudí y Rusia para recortar la producción mundial de crudo, poner fin a la guerra de precios y equilibrar los mercados energéticos está cerca.