La Organización Panamericana de la Salud (OPS) considera poco adecuados la prevención y control de la covid-19 en Nicaragua, señaló la directora del organismo, al señalar la “preocupación” de la oficina regional de la OMS por la respuesta del país centroamericano a la pandemia.

“La OPS ha estado preocupada por la respuesta a la covid-19 que se ve en Nicaragua”, dijo Carissa Etienne, en rueda de prensa por videoconferencia.

“Nos preocupa la falta de distanciamiento social, la convocatoria de reuniones masivas. Nos preocupan los exámenes, la trazabilidad de los contactos y la notificación de casos. También nos preocupa lo que vemos como una prevención y control de infecciones inadecuados”, indicó.

El Observatorio Ciudadano COVID-19 informó este martes que en Nicaragua existen al menos 162 casos sospechosos de coronavirus, una cantidad superior a los 12 que reporta el Gobierno.

Según el Observatorio Ciudadano, dedicado a localizar casos de COVID-19 no reconocidos por las autoridades, además de los 12 casos sospechosos admitidos por el Gobierno, existen otros 144 que supuestamente ha ocultado desde el 14 de marzo, más seis que sí ha confirmado, de los cuales, uno falleció y tres se encuentran “delicados pero estables”.

Puedes leer: Así es el reto de las empresas durante la pandemia del COVID-19

El conteo paralelo de casos sospechosos en Nicaragua se da en medio de la desconfianza de médicos y científicos sobre los datos emitidos por la vicepresidenta Rosario Murillo, esposa del mandatario Daniel Ortega, de quien no se sabe nada desde el 12 de marzo pasado, antes de que la pandemia alcanzara el país centroamericano.

Según el Gobierno, los 6 casos de COVID-19 que se cuentan “son importados”, y “no existe transmisión comunitaria”, pese a que Cuba ya ha señalado que dos isleños fueron contagiados en Nicaragua.

De acuerdo con los miembros del Observatorio, quienes ven con preocupación cuando el Gobierno reporta muertes por “neumonía severa”, es imposible que el coronavirus no esté diseminado en el país, ya que el SARS-coV-2 no puede comportarse en Nicaragua de una manera diferente a la del resto del mundo.

Con información de EFE y AFP.