Por Alma Solís

La empresa panameña Copa Arilines que cuenta con un planilla de aproximadamente 9, 500 colaboradores, dijo que enfrentará pérdidas considerables en los próximos 12 meses y una reducción significativa de vuelos una vez pueda reiniciar operaciones, pero garantiza a sus colaboradores el pago completo de la segunda quincena del mes de marzo y el salario completo de abril, incluyendo la partida correspondiente del decimotercer mes, pero a la vez ofrece planes de retiros y se prepara para de ser necesario acogerse a una suspensión temporal de contratos.

Están ofreciendo a sus colaboradores un programa voluntario de licencias no remuneradas, retiros voluntarios, jubilaciones y jubilaciones anticipadas, «en apego a las leyes laborales de cada país», buscando ajustarse a esta nueva realidad y con la intención de impactar en la menor medida posible a su personal, de acuerdo con un comunicado de la aerolínea  es con el fin de salvaguardar la sostenibilidad de la empresa  y reducir las afectaciones a su personal.

“La Empresa, cuya postura ha sido siempre de responsabilidad financiera y apoyo a su personal, pudo garantizar a sus colaboradores el pago completo de la segunda quincena del mes de marzo y el salario completo de abril, incluyendo la partida correspondiente del decimotercer mes”, indica la nota.

No han descartado acogerse a la suspensión temporal de contratos. «Copa Airlines, con fundamento en el artículo 199 numeral 8 del Código de Trabajo, y las estipulaciones del Decreto Ejecutivo 81 del 20 de marzo de 2020 del Gobierno de la República de Panamá, ha solicitado ante el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) la suspensión temporal de los contratos de trabajo de Copa Airlines a partir del 1 de mayo de 2020. Aun cuando en este momento la Empresa no ha tomado la decisión de acogerse a esta suspensión, debe estar preparada para el caso en que esto sea necesario, en el contexto de una recuperación de sus operaciones que tomará muchos años y será gradual, debido a la severa crisis genera por el COVID-19″, señala la nota.

Estas medidas las toman debido a la «peor crisis en la historia de la aviación comercial» por la propagación del COVID-19, que ha resultado en una disminución mayor al 90% en la demanda de pasajeros a nivel mundial, Copa Airlines no recibe ingresos desde mediados del mes de marzo, aun cuando la mayoría de sus gastos continúan.

IATA ha calculado que en Panamá se perderán alrededor de US$700 millones en ingresos en la industria de al aviación producto de esta crisis, y han solicitado a los gobierno de los países algunas medidas que ayuden a minimizar el impacto y que las aerolíneas puedan

De acuerdo con la empresa verá reducidos los ingresos  en más del 70% en 2020, generando importantes pérdidas, se estima que durará varios años debido a la incertidumbre generada por el Covid-19 y a una profunda recesión económica en la región y el mundo. Según la IATA, en América Latina están en riesgo de perderse 1.9 millones de empleos directamente relacionados con la aviación.

*En alianza con SNIP de Panamá