Mirna Gutiérrez

Los productos agrícolas luchan contra las plagas y las infecciones. ClearLeaf, una empresa con operaciones en Costa Rica, descubrió la forma de hacer frente a esta amenaza con el menor impacto para el medio ambiente.

Hace 10 años, la compañía Biotechnology Developers BioTD creó una forma eficiente de utilizar nanopartículas de plata como antimicrobiano, junto a una combinación de adherentes a la piel, que permitió generar una línea dermatológica para manejar dermatitis.

Cuando la compañía contrató los servicios de Business Development Advisors BDA Life Science para hacer una reestructuración, detectó una oportunidad de negocio en el sector agrícola.

Así nació ClearLeaf en 2017 como una solución 100% no tóxica para la protección de cultivos. Con una inversión inicial de 125,000 dólares ambas empresas son socias al 50%.

La tecnología de su primer producto, GotaBlanca, busca eliminar las infecciones en las plantas de la misma manera que es curada una infección en la piel humana. A la fecha se ha probado eficazmente en la roya que afecta al café, sigatoka negra en banano, botrytis en flores, y se encuentran en proceso de probarlo en cítricos, caña de azúcar y cacao.

Néstor Zúñiga, director general de ClearLeaf comenta que al ser una startup y no tener la capacidad para hacer un despliegue de esta tecnología, la estrategia ha sido trabajar con clientes insignia.

Como ejemplo, en café trabajan con Nespresso, en banano con Dole, y en caña de azúcar con la empresa mexicana Grupo Beta San Miguel.
Los mercados considerados meta para la empresa son México, Colombia, Perú, Argentina y Guatemala.