Reuters.- Científicos espaciales franceses están utilizando el confinamiento por el coronavirus Covid-19 como un ensayo general de lo que sería estar encerrado dentro de una nave espacial en una misión a Marte.

Los conejillos de indias del experimento son 60 estudiantes que están confinados en sus dormitorios al sur de Francia, no muy lejos del tipo de condiciones que podrían experimentar en una larga misión espacial.

Te puede interesar: Apple sigue los pasos de Google y publica sus estadísticas del confinamiento

Cuando el gobierno francés impuso restricciones de movimientos para frenar la propagación del virus, la investigadora espacial Stephanie Lizy-Destrez decidió aprovechar al máximo un momento complicado y contrató a los voluntarios.

Sin embargo, no es una simulación exacta de un vuelo espacial: no hay tareas como recoger muestras de la superficie de un planeta usando un rover lunar y los estudiantes pueden interrumpir su viaje espacial virtual cuando quieran.

En su lugar, realizan tareas como pruebas de memoria y de agilidad mental. Además, conservan un diario y cada cinco días deben completar un cuestionario.

Te puede interesar: Casos globales de COVID-19 ascienden a 1.84 millones, con indicios de ralentización

Los estudiantes tienen un conjunto diferente de motivaciones que los verdaderos astronautas, dijo Lizy-Destrez, profesora de ingeniería de sistemas espaciales en ISAE-SUPAERO, un instituto aeronáutico-espacial del sur de Francia.

“En el caso de los participantes del experimento en el campus, el confinamiento fue impuesto”, dijo.

Pero las estrechas habitaciones (los estudiantes están en unas que miden 12 metros cuadrados) y los límites de lo que las personas pueden hacer son similares a las condiciones que se pueden encontrar en el espacio.

También lo son los efectos psicológicos adversos que esto puede tener en las personas, los cuales los científicos desean comprender mejor antes de enviar astronautas a una misión a Marte que podría durar varios meses.