Por Esther Riveroll

La frase “ir de compras” está cobrando un nuevo sentido con el llamado Smart Retail. Esta tendencia implica que, al ingresar a una tienda física, los consumidores tienen una experiencia personalizada, de acuerdo con las búsquedas que realizan en internet; mientras que quien accede a la tienda virtual obtiene una experiencia multisensorial al momento de su compra, sin importar dónde esté.

El Smart Retail es un término que implica la integración de diversas tecnologías en los comercios minoristas para ayudar a los retailers a recopilar la mayor cantidad de información sobre sus consumidores, con el objetivo de generar mejores estrategias de venta para cada una de sus tiendas, tanto físicas como online.

Sin embargo, esto no implica la desaparición de las tiendas físicas, pues a nivel global 60% de los consumidores aún prefiere acudir a este tipo de tiendas, esto de acuerdo con la empresa consultora PricewaterhouseCoopers (PwC).

Por lo tanto, se consolida un modelo híbrido de tienda que combina experiencias digitales con compras físicas, permitiendo que los minoristas expandan el alcance de sus estrategias de venta y aprendan a satisfacer a los nuevos clientes y sus comportamientos cambiantes. Es decir, se rediseña el modelo tradicional de negocio y, para lograrlo, el mercado ya está trabajando en diversas estrategias como:

Inteligencia Artificial. Esta tecnología ayudará a los gerentes de puntos de venta a hacer más sencillo, y casi automático, el registro de inventario, la administración del personal y a mejorar sus campañas de marketing al pronosticar la demanda de artículos.

Regresan los cupones. No aquellos de papel que llevábamos a cambiar a la tienda, sino nuevos cupones virtuales que ya son utilizados por algunas marcas a través de sus aplicaciones móviles, pero no sólo basta con hacer llegar un cupón vía email, obtenerlos podría ser más divertido si para conseguirlos se establece un reto virtual.

Llegaron los drones. Aquella tecnología que en un principio mostró su utilidad para la toma de imágenes aéreas, ahora también brinda ventajas a las compañías de retail para hacer entregas a domicilio, sólo hace falta integrar un GPS y un par de cámaras para supervisar y mejorar su navegación.

Aplicaciones BLE. Las aplicaciones Bluetooth Low Energy (BLE) ayudarán a mejorar la experiencia de compra de los clientes al permitir a cualquier retailer saber en qué parte de la tienda física se encuentra un cliente, para ofrecerle descuentos y promociones a la medida y así fidelizarlos.

Asistentes virtuales. La asistencia virtual en tiendas es una buena idea; sin embargo, esta tecnología requiere un poco más de tiempo para su desarrollo. Mientras tanto, lo que más veremos será el aprovechamiento de los datos producidos por los consumidores al utilizar asistentes digitales como Siri, Google Assistant, Cortana o Alexa.

Se estima que para 2021, un 70% de los retailers a nivel mundial invertirá en el uso de IoT, 68% adoptará sistemas de aprendizaje automático (machine learning) y 57% optará por automatizar sus procesos con el fin de entender las nuevas necesidades de los consumidores e interactuar con ellos, de acuerdo con cifras de Zebra Technologies.

Sin duda, el escritor, consultor, empresario y periodista austriaco, Peter Drucker, se adelantó a nosotros al decir que “el objetivo es conocer y entender tan bien al consumidor que el producto o el servicio se adapte a él como un guante y pueda venderse por sí solo”.

Esther Riveroll es fundadora y directora general de Alldatum Business

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.