Por Redacción Buena Vida

La comunidad científica de varios países se ha dedicado a estudiar el nuevo coronavirus para conocer su comportamiento y encontrar una vacuna para su cura. Un estudio preliminar realizado con pacientes infectados de Wuhan, ciudad en donde inició el brote del nuevo coronavirus, y Shenzhen, China, indicó que las personas con sangre de tipo A podrían ser más vulnerables al covid-19.

De acuerdo con el medio South China Morning Post, los pacientes con sangre de tipo O podrían tener un riesgo significativamente menor de contraer enfermedades infecciosas. Así como aquellos que forman parte del grupo AB, que parecer ser más resistentes al contagio de este virus.

Las personas del grupo sanguíneo A podrían necesitar protección personal, especialmente fortalecida para que se reduzca la posibilidad de infección. Además, deberían recibir mayor vigilancia y un tratamiento más agresivo.

Acerca del estudio

La investigación conducida por Wang Xinghuan, del Centro de Medicina Basada en la Evidencia y el Hospital Zhongnan de la Universidad de Wuhan tomó los patrones de grupos sanguíneos de más de 2 mil pacientes infectados que se encontraban en tres hospitales distintos, dos en Wuhan y uno en Shenzhen. Los resultados fueron comparados con personas sanas de la misma región.

De 206 pacientes que habían muerto por el covid-19 en Wuhan, 85 tenían sangre tipo A, que representa el 63% más que los 52 con tipo O. El informe publicado en el portal Medrxiv indicó que este patrón existía en diferentes grupos de edad y género.

Los científicos recomendaron que pudiese ser útil agregar la tipificación sanguínea ABO, tanto en pacientes como en personal médico, como parte rutinaria del manejo de SARS-CoV-2 y otras afecciones por coronavirus, para ayudar a definir opciones de manejo y evaluar los niveles de exposición de riesgo de las personas.

Debido a que el estudio no tiene resultados concluyentes, se recomienda continuar, sin importar el tipo de sangre, con los cuidados establecidos por la OMS, como el lavado de manos. (Foto Prensa Libre: Pixabay).

Limitaciones

Entre las limitaciones que presenta el estudio se encuentra la necesidad de hacer más pruebas para que los resultados sean concluyentes, según indicaron los científicos. Aunque 2 mil no es una cantidad pequeña, no es suficiente para la cantidad de casos a nivel mundial. Además, no se proporciona explicación clara acerca del fenómeno de la interacción molecular entre el virus y los diferentes tipos de glóbulos rojos. Por lo que se trata todavía de un trabajo preliminar y no se recomienda para guiar la práctica clínica actual.

Hasta el momento no se tienen conclusiones certeras, por lo que sin importar el tipo de sangre se recomienda seguir las pautas y recomendaciones de prevención establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Gobierno.

*En alianza con Prensa Libre