Luisa Agüero

San Pedro Sula.- El cultivo de cítricos no pasa por uno de sus mejores momentos en Honduras. Sin embargo, René Bendaña, un exportador de limones a gran escala, ha convertido el amargo momento en una dulce oportunidad de negocio.

Bendaña asumió el reto de utilizar los recursos a su alcance para apostarle a la diversificación y así creó Salut, una joven marca de bebidas naturales que inició su historia con una inversión inicial de 200,000 dólares durante cinco años, cifra equivalente a 30 millones de lempiras.

Salut apuesta a que los consumidores asocien el sabor de sus bebidas con los sabores caseros, y tiene el sueño de llevarlas al mercado nacional e internacional, con todas las propiedades saludables de la fruta.

En la actualidad, la empresa ofrece una variedad de siete sabores en sus bebidas, con disponibilidad de materia prima, mientras expande su capacidad productiva en su planta para producir 1,500 litros por hora.
Crecimiento anual Salut
“Esperamos estar operativos a principios de 2020, para lanzar una renovada marca Salut con nuevos sabores innovadores y únicos. Con la planta lograremos alcanzar el mercado nacional y regional, tenemos cartas de interés de cadenas de distribución en Norteamérica para abastecer una gama alta de productos naturales para un sector premium; estamos en el desarrollo de esa línea y esperamos comenzar la exportación el otro año”, asegura René Bendaña.

Hoy, el proyecto genera más de 200 empleos directos y con la próxima expansión se espera incrementar el número de puestos en un 40%.
El negocio de Bendaña no tiene ninguna receta secreta: “Lo he logrado con esfuerzo, pero, sobre todo, con un cambio de conciencia cultural. La gente de nuestro país está acostumbrada a bebidas artificiales y carbonatadas, y convencer al consumidor que es mejor una bebida saludable para su familia ha sido la barrera más difícil de conquistar”, dice.

Poco a poco, la marca avanza en el mercado. “Salut ha sido punta de lanza en promover bebidas vanguardistas, mientras las empresas grandes de bebidas han copiado nuestros sabores de forma artificial. Eso, en lugar de preocuparme, me motiva a seguir ofreciendo productos nuevos acordes a la evolución del paladar del consumidor y de la ideología de la compañía”, agrega.

¿Y los cultivos? Para superar la pérdida de la cosecha de cítricos en Honduras la única opción que existe, dice Bendaña, es una renovación del cultivo con plantas certificadas libres de la plaga Huanglongbing (HLB) con un plan de manejo de cumplimiento estricto o de control de plagas y de maleza, así como nutricional.