Por Natiana Gándara

Franco Uccelli, director ejecutivo y jefe de estrategia de Inversión del Cliente para América en J.P Morgan Private Bank, dijo que el impacto económico de la pandemia  a nivel global es difícil de medir.

Ucelli compartió un análisis durante un seminario virtual organizado por la Cámara de Industria de Guatemala llamado: Perspectivas de la economía de Estados Unidos y Latinoamérica para el 2020

J.P. Morgan lo que hace es analizar cómo podría evolucionar la economía y compara esas cifras con lo que tenían previsto podría ser su evolución antes de la pandemia.

“Esta contracción es insólita en la historia, pero qué tan grande será, el efecto dependerá de la severidad y longevidad de la crisis, y es algo difícil de predecir”, expresó Uccelli.

Sin embargo, afirmó que estamos en medio de una recesión mundial, por lo general, las recesiones son consecuencia de factores endógenos, es decir internos, pero ahora son factores exógenos, porque nadie anticipaba hace seis meses esta situación.

“Además, esta recesión es “diseñada”, porque los gobiernos de los países fueron quienes dieron la orden del aislamiento y distanciamiento social, que está dando buenos resultados, pero las consecuencias económicas son severas”, dijo el directivo de J.P. Morgan.

El mundo creció en el 2019, 2.6% y el mundo en el 2020 se contraerá un -3.6%, proyectó J.P. Morgan.

Estados Unidos creció el año pasado 2.3% por encima de su potencial, pero ahora será de -7.7% a consecuencia de una contracción secuencial.

“Si la pandemia se disipa en junio y las medidas de contención se van eliminando gradualmente, se podría evidenciar una lenta recuperación”, comentó Ucelli.

Un punto interesante es que el país donde fue el epicentro de la pandemia, es decir, China, está entrando a una fase de recuperación y su economía cayó de manera estrepitosa a principios de año en un -41%.

Pero ahora que se levantaron poco a poco las restricciones se prevé que se recupere en el segundo trimestre en un 57%, y esto le permitirá no caer en una recesión técnica, y crecerá 1% en el 2020.

En el caso de Latinoamérica sufrirá una de las peores recesiones en los últimos 30 años, a pesar, que la región ya registraba un bajo crecimiento, luego que, en el 2019 algunas de las economías de Sudamérica cerraron en medio de estallidos sociales, por lo tanto, la proyección actual para la región es de un -5.2%.

“Guatemala tiene las armas para defenderse”

J.P. Morgan coincidió con la proyección del Fondo Monetario Internacional (FMI) para Guatemala de una contracción en su crecimiento económico de un 2% para el 2020, pero se podría ver una recuperación sólida de un 5.5% en la segunda mitad del año, eso si se recupera la economía en Estados Unidos.

Ucelli explicó que uno de los factores que afectará al país si en Estados Unidos se evidencia una caída muy fuerte en el empleo son las remesas, porque un deterioro en la economía en el país del norte repercutirá de manera directa en Guatemala.

Solo en el 2019, los más de US$10 mil millones que recibió el país, fueron equivalentes a un 13% del PIB, refirió el ejecutivo de J.P. Morgan.

En las últimas 3 semanas, 17 millones de personas quedaron desempleadas y no todas optaron al seguro de desempleo, como el caso de los migrantes.

“EE. UU. se encontraba en un nivel de desempleo de un 3.5%, y ha repuntado a un 13%, el deterioro es grave, vemos menos gente empleada, menos produciendo y menos personas no son capaces de enviar dinero a sus países”.

Desde el punto de vista fiscal el gobierno busca un paquete de estímulo por unos US$2,300 millones, ya que, la pandemia no es tan severa en el país, no necesita de tantos recursos para reactivar la economía, refirió el especialista de J.P. Morgan.

“La calificadora de riesgo Fitch bajó la calificación para Guatemala de bb a bb-, porque la carga impositiva es baja y no posee flexibilización fiscal, sin embargo, ésta carga ha sido baja durante mucho tiempo, y tradicionalmente ha sido buena”, afirmó Ucelli.

El nivel de endeudamiento público que posee Guatemala es bueno, a comparación de otros países, un nivel de más del 60% empieza a limitar el crecimiento de un país, pero Guatemala, está lejos de ese porcentaje, por lo tanto, esta disciplina y estabilidad son ventajas.

Ucelli opinó que Guatemala tiene defensas para contrarrestar los efectos de la pandemia, porque posee una estabilidad macroeconómica, precios controlados, tipo de cambio estable, y buen nivel de endeudamiento público.

Curvas de recuperación económica por el covid-19:

Según los análisis de J.P. Morgan la recuperación podría ser tan rápida e intensa como el colapso económico de la primera parte del año.

  • Corto plazo: Optimista (Forma de V) 30% (de probabilidad que suceda): Caída muy profunda y severa seguida por una recuperación igualmente intensa. Este es uno de los mejores escenarios que se pueden proyectar.
  • Mediano plazo: Realista (Forma de U) 55% (de probabilidad que suceda): Recuperación de forma gradual en la segunda mitad del año, y que no compense de manera inmediata la caída de la primera mitad del año. Donde los consumidores y empresas al levantar las restricciones de distanciamiento social con cautela, empiecen a reactivarse.
  • Largo plazo: Pesimista (Forma de L) 15% (de probabilidad que suceda): La economía se mantenga débil por tiempo prolongado, o bien el desempleo se mantenga en niveles elevados, y un alto número de empresas declarándose en bancarrota.

*En alianza con Prensa Libre