Luego que un hospital en Chicago (EU) que trata a pacientes con Covid-19 con el medicamento antiviral Remdesivir, ratificara en la víspera recuperaciones rápidas de fiebre y síntomas respiratorios, el nombre de este antiviral comenzó a resonar más en la comunidad científica mundial y por supuesto en los medios de comunicación.

Si bien actualmente no existen tratamientos ni vacunas aprobadas para el nuevo coronavirus, que ha infectado a unos 2,14 millones de personas en el mundo, según un conteo de Reuters, el Remdesivir es una ahora una de las terapias que ha capturado la atención de científicos, médicos, y también inversores.

Es que casi todos los pacientes a los que se les ha suministrado la droga fueron dados de alta en menos de una semana.

Te puede interesar: Las apps llevan la telemedicina a un nuevo nivel de acceso popular

Sobre el Remdesivir, la revista médica especializada STAT, explica que hace una década, un grupo de químicos preparó un compuesto antiviral general al que simplemente llamaron “3A” y que, en experimentos de laboratorio, combatió varios virus diferentes y uno de ellos era un tipo de coronavirus.

La droga, que entró en el centro de atención de científicos y gobiernos que luchan por encontrar un tratamiento para la enfermedad, tomó una ruta rápida y difícil hacia el centro de la vanguardia médica.

Tiempo después pasó de los laboratorios de Gilead hasta los centros académicos, impulsado tanto por el dinero de los contribuyentes federales como por el apoyo de la compañía.

Durante años, Gilead Science se centró principalmente en introducir Remdesivir en los ensayos y en la aprobación de un tipo diferente de infección: el ébola.

Al notarse que no dejaba de aumentar su potencial curativo en células y animales infectados por otros coronavirus como el SARS y el MERS, comenzó a generar más atención alrededor del mundo.

Te puede interesar: Covid-19: este medicamento antipalúdico puede producir arritmia cardíaca letal

A fines de la semana anterior, Ben Carson, un cirujano que es miembro del equipo de trabajo de la Casa Blanca por el coronavirus, dijo en una entrevista con Fox Business que el Remdesivir parecía ser un tratamiento “prometedor”.

En esta línea, New England Journal of Medicine publicó la semana pasada un análisis que muestra que dos tercios de un pequeño grupo de pacientes gravemente enfermos con Covid-19 experimentaron una mejoría después del tratamiento con la droga.

El autor del artículo calificó esos hallazgos como “esperanzadores”, pero advirtió que es difícil interpretar los resultados ya que no incluyen una comparación con un grupo de control, el número de pacientes fue pequeño, los detalles que se revelaron fueron limitados y el tiempo de seguimiento fue relativamente corto.

Gilead dijo oportunamente que esperaba resultados para su juicio con casos severos en abril. Kathleen Mullane, la especialista en infecciones de la Universidad de Chicago, dijo que los datos de los primeros 400 (hasta la víspera llevaban 150) pacientes en el estudio serían “bloqueados” por Gilead en estas horas, lo que significa que los resultados “oficiales” podrían tardar en llegar un tiempo más.

Con información de Reuters y STAT.