Debido la pandemia del coronavirus, muchas empresas han recurrido a despedir a personal o reducir salarios de sus empleados por el cese de actividades para evitar el contagio.

Prueba de ello es que de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa total de desempleo en Guatemala es de 2.5%, según el INE, que equivale a unas 179,000 personas de la población ocupada de 6.9 millones.

Esto ha provocado que muchas personas que rentan viviendas no puedan o tengan dificultades para cubrir sus gastos cotidianos debido a la pérdida de sus ingresos.

“En las últimas semanas, hemos recibido muchos mensajes de nuestros usuarios preocupados ante esta situación, por lo que una de las principales recomendaciones que hemos difundido es ponerse en contacto con el dueño del inmueble para negociar un plan de facilidades que permita al inquilino permanecer en la propiedad, así como que el propietario no pierda los ingresos por cesar la renta de su inmueble”, indicó Roberto Esses, director general de Vivanuncios.

Puedes leer: Banguat: Economía guatemalteca creció 3.8% en 2019

“Otra de las recomendaciones es llegar a un acuerdo con el dueño para que elimine cualquier cargo por el retraso de los pagos durante la contingencia. Si es posible, busca asesoría legal para protegerte ante cualquier malentendido con el fin de que ambas partes, tanto el casero como el inquilino, queden satisfechos”, agregó Esses.

En respuesta a las inquietudes de sus afectados, Vivanuncios propone las siguientes alternativas para apoyar a aquellas personas que se encuentran pasando por un periodo de dificultad financiera y cuyo acuerdo de arrendamiento podría verse afectado:

Negociar el pago de la renta. De acuerdo con la situación económica del arrendatario, existen dos opciones que se pueden ofrecer al arrendador:

  • Disminuir el pago de la renta durante un plazo determinado
  • Aplazar el pago de la renta durante un plazo determinado.

Si se logra llegar a un acuerdo con el arrendador, es importante que éste sea redactado en la forma de un contrato, firmado por ambas partes y que cada miembro del acuerdo conserve una copia. Así cada quien estará protegido legalmente en caso de que se presente un conflicto.