Por Urías Gamarro

Aclararon que el mercado del petróleo, como materia prima es diferente, con respecto al refinado del cual se extraen las gasolinas, diésel, gas y otros derivados, que se consumen en Guatemala.

Por el contrario, habría un efecto positivo para la economía, ya que los automovilistas tendrían ahorros que podrían destinarlos a otros segmentos de consumo.

El WTI es el petróleo intermedio de Texas y la posición -a futuro- de este lunes para entrega en junio fue de US$20.43 -positivo-.

En todo caso, es una situación coyuntural que no será sostenible, pero se estaría observando volatilidad en los siguientes días en la cotización del precio del crudo con precios bajos, pero no en negativo, por la sobre oferta y una caída en la demanda.

¿Qué paso?

Sergio Recinos, presidente el Banco de Guatemala (Banguat) y Enrique Meléndez, director ejecutivo de la Asociación Guatemalteca de Expendedores de Gasolina (Ageg) declararon que se trata de una cotización de los contratos a futuro para entrega en mayo.

“Vimos un desplome del precio del petróleo que estaba bastante bajo a US$11 por barril y el precio a futuro cae a menos y esto significa que prácticamente se está regalando el barril de crudo a esa fecha”, expresó Recinos.

Meléndez dijo que es una situación de precio que se está generando en el petróleo WTI y los factores que lo explican son la fecha de vencimiento de los contratos que se tienen a futuro, así como la capacidad de almacenamiento que se está terminando en los Estados Unidos.

“Lo que están diciendo es que para mayo consideran que no habrá almacenamiento de petróleo y quienes compren estos productos tendrán costos más altos para su almacenaje o buscar otras alternativas”, enfatizó Meléndez.

Esta situación es muy particular en el mercado de los Estados Unidos, ya que el petróleo Brent que es la referencia para Europa cerró en alrededor de US$25.81.

Mezcla de factores

Meléndez señaló que una de las razones es que no hay mayor demanda de los derivados del petróleo por la paralización económica en el mundo, una recuperación no tan inmediata de China y la oferta de petróleo continua alta y una acumulación de inventarios que sobre paso la capacidad de almacenaje.

La lectura del mercado es que, en mayo en el área de los Estados Unidos va a existir una dificultad para poder almacenar crudo y de esta forma se castigan los precios para el siguiente mes, expresó.

Recinos coincide en que hay suficientes inventarios como resultado del desacuerdo entre Rusia, Arabia Saudita, México y Estados Unidos, a pesar de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) redujo el costo del petróleo, pero estos países no acompañaron la medida.

Además de la caída de la demanda que es sustancial, las estimaciones de crecimiento económico mundial dicen que caerá a -3% en 2020 y la combinación de factores de oferta y de demanda hacen que por primera vez se refleje un precio negativo del barril de petróleo, agregó Recinos.

La demanda de los derivados del petróleo tanto en Guatemala como en otros países se redujo por el confinamiento para evitar contagios del coronavirus y una sobre oferta de inventarios. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Productos limpios

El directivo de Ageg agregó que también lo productos refinados del petróleo registraron variaciones como la gasolina y el diésel en el mercado internacional.

Indicó que con información de Bloomberg el precio del galón de gasolina fue US$0.67.

A la pregunta de qué podría pasar en el mercado guatemalteco, Meléndez dijo que habría que determinar si continúa la tendencia del barril de petróleo en esta semana, cuando, precisamente se están realizando las liquidaciones de estas posiciones -ventas a futuro- y el comportamiento del WTI.

“Hay que tomar en cuenta que la estructura del precio de las gasolinas, el petróleo como materia prima, entre más bajo esté, su incidencia será menor considerando que hay costos fijos que no han reportado ninguna reducción”, agregó el representante de los expendedores.

Entre estos mencionó el impuesto sobre la distribución de petróleo y sus derivados (IDP), los costos por la cadena de distribución que se mantiene, y en las refinerías hay un spread -diferencia de precio de compra y el de venta- más grande en este momento, por el aumento de los costos en el sentido que algunas plantas de refinamiento están cerrando operaciones y otras trabajando a su menor capacidad que automáticamente eleva los valores de producción para la limpieza.

“Es muy difícil y prematuro brindar un precio de referencia para Guatemala, porque lo de este lunes marca un precedente que no se había dado en la Bolsa de Valores de NY y hay que observar cómo reacciona el mercado en los siguientes días, sobre todo en la rotación de los inventarios y como se resuelve primero”, aseveró.

El presidente de la banca central aclaró que los precios de las gasolinas son un producto refinado y lleva un costo para refinar que equivale a un costo aproximado del 50%, más el costo del transporte, el IDP y el margen de comercialización de los distribuidores, por lo que es factible que la gasolina registre precios negativos, pero si una tendencia a la baja de las gasolinas y otros derivados del crudo.

“A ese precio no es rentable y vamos a darle el seguimiento a la reacción de los países productores”, puntualizó.

En el caso de Guatemala hay existencia de combustible, pero lo que no hay es demanda, las compañías importadoras tienen barcos programados y las estaciones de servicio cuentan con inventarios, pero lo que no hay es compra por las restricciones que se tienen.

Beneficios

Recinos enfatizó que está situación tendría efectos positivos para la economía no solo para Guatemala, sino para Centroamérica, por tratarse de países importadores netos de los derivados y que desde marzo se había observado una disminución.

Los precios muestran una reducción del 80% con respecto a diciembre del 2019, lo que significará un ahorro en la factura petrolera -costo por las importaciones-, a los consumidores como los automovilistas, transportistas y motoristas, ya que dispondrán de recursos para orientarlos a otros bienes y servicios, así como en la inflación -alza generalizada de precios en la economía-.

Por el lado de la recaudación habría efectos para el fisco.

El pasado viernes 17 de abril, los precios de las gasolinas registraron una disminución de Q1 y el diésel Q0.60.

Los precios de referencia en el área para la modalidad de autoservicio son de Q17.39 para el galón de gasolina superior -95 octanos-; Q16.39 para la regular -88 octanos- Q20.39 y el diésel a Q14.69 en las estaciones de servicio en el área metropolitana.

La diferencia de precio con respecto al despacho completo es de Q1 más.

*En alianza con Prensa Libre