EFE.- Costa Rica alcanzó este martes un total de 669 casos positivos de coronavirus COVID-19, para siete casos más que el lunes, mientras que las autoridades piden no bajar la guardia y evalúan aplicar próximamente una progresiva reactivación de actividades económicas.

El ministro de Salud, Daniel Salas, indicó en conferencia de prensa virtual que hay 11 pacientes hospitalizados, de los cuales seis se ubican en unidades de cuidados intensivos.

Desde que se detectó el primer caso el 6 de marzo pasado, Costa Rica suma un total de 150 pacientes que se han recuperado, 7.495 casos descartados y seis personas fallecidas.

“Podríamos ir habilitando (actividades) progresivamente, pero tenemos que ser valientes, disciplinados, no es un asunto que ya pasó, hemos logrado contener un aumento exponencial, pero si no tomamos las medidas esto puede cambiar (…) Hay escenarios que dicen que esto no ha sido superado y eso va a depender del compromiso”, manifestó Salas.

Puedes leer: Diputados de Costa Rica trabajan en ley para suspender pago de alquileres

Por su parte, el presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social, Román Macaya, explicó que no se puede bajar la guardia ya que la mayoría de las personas no han sido expuestas al virus, lo que puede crear nuevos brotes, y hay una población que es altamente vulnerable.

Macaya además informó que la institución ha instalado un Centro de Comando de Traslado de Pacientes COVID-19, con el objetivo de realizar una valoración a distancia y movilizar hacia los distintos espacios de salud a las personas contagiadas.

“La unidad cuenta con servicios de telemedicina, pantallas interactivas, radiocomunicadores, un técnico y un médico especialista en emergencias, para la valoración a distancia en caso de que aparezca en un hospital o en zona rural una persona con COVID-19 y se encargará de ejecutar el traslado de esas persona contagiadas según un estricto protocolo”, dijo Macaya.

Como parte de las medidas de apoyo, la Comisión Nacional de Emergencias reveló que ha entregado 20.149 paquetes de alimentos a familias en condición de vulnerabilidad más afectadas por el nuevo coronavirus.

Desde mediados de marzo Costa Rica cerró sus fronteras para el ingreso de extranjeros, suspendió el curso lectivo y eventos masivos. Además, ordenó el cierre de sitios como bares, discotecas, parques, parques nacionales, playas, entre otros y multa a quienes incumplan las órdenes.

Restaurantes y otro pequeños negocios pueden operar a un 50% de su aforo.

El Gobierno no ha establecido una cuarentena obligatoria, excepto para la gente que regresa del exterior, pero sí ha ordenado una serie de restricciones para la circulación de vehículos.