EFE.- En la ciudad donde se inventó la pizza, Nápoles, en el sur de Italia, se podrá volver a pedir este alimento a domicilio, cuarenta días después de que, tras comenzar el confinamiento por el coronavirus, el presidente de la región de Campania, Vincenzo de Luca, lo prohibiera.

Después de un tira y afloja entre el presidente de la región y los restauradores y pizzeros, De Luca firmó hoy la ordenanza por la que se permitirá desde el 27 de abril, como ya se hace en otras muchas zonas del país, la entrega a domicilio de comida, incluido el plato más popular de la zona y de toda Italia.

Los ciudadanos de Campania también protestaron en su momento por no poder encargar a las pastelerías uno de los dulces típicos de Semana Santa, la pastiera napolitana, una tarta de queso ricotta.

Ahora, con la decisión de De Luca, se podrá volver a pedir a domicilio pizzas y otras comidas, lo que servirá de ayuda a los restauradores, que habían solicitado hacerlo para poder seguir trabajando tras el cierre de sus locales.

Puedes leer: Búsqueda de ¿cómo hacer pan? alcanza máximo histórico en Google

Además, la ordenanza permite la apertura de librerías y papelerías, lo que en Campania aún estaba prohibido, pese al decreto del Gobierno italiano que así lo autorizaba.

“Este es un primer paso y una primera señal para relanzar las actividades económicas siguiendo una línea de responsabilidad y prudencia, que requiere el cumplimiento riguroso por parte de todos de las reglas para proteger su propia seguridad y la de los demás”, escribió De Luca.

Será esencial “respetar todos los dispositivos de seguridad, bajo pena de sanciones severas” para los infractores, según la ordenanza, que establece diferentes horarios para las entregas.

Gino Sorbillo, propietario de una de las cadenas de pizzerías más importantes de Italia y también a nivel internacional, fue uno de los que luchó para que se permitiera la entrega a domicilio, con el argumento de que realizar 30 o 40 pizza al día por local “garantizaría la supervivencia” de muchos restaurantes.

“La crisis es durísima, pero estar cerrados y volver a empezar de cero será aún más difícil”, aseguró en su momento.