Por Maneet Ahuja

Sheryl Sandberg tiene el peso del mundo sobre sus hombros. La directora de operaciones de Facebook no solo es responsable de ayudar a dirigir una de las compañías más polarizadoras del mundo en medio de una pandemia global, sino de las 2.26 billones de personas que visitan sus plataformas todos los días. Con aproximadamente un tercio de la población mundial a su alcance, la Organización Mundial de la Salud cuenta con el gigante de las redes sociales para ayudar en la lucha contra Covid-19.

“Esta crisis no tiene precedentes”, dice Sandberg. “Me tomo mi responsabilidad muy en serio”. Hace unos días, Facebook lanzó su centro de información sobre coronavirus, un módulo en la parte superior de los canales de noticias de los usuarios con actualizaciones en tiempo real de la Organización Mundial de la Salud y el organismo se asoció a un chat de WhatsApp que responde preguntas frecuentes sobre el coronavirus.

Te puede interesar: Facebook alertará a usuarios que interactúen con ‘fake news’ sobre Covid-19

Las fallas recientes de Facebook para proteger a los usuarios de las violaciones de datos y la información no han sido tiempo perdido para la ejecutiva de tecnología. Estos pasos en falso, dice ella, han preparado a la compañía para esta situación. “Hemos estado trabajando no solo para recuperar la confianza sino para hacer lo correcto en todo momento”, dice Sandberg. “Ahora sabemos qué es la información errónea y cómo encontrarla. Sabemos cómo eliminarla, y también sabemos que debemos confiar en otras personas [como la OMS y los CDC], porque no podemos hacerlo bien nosotros solos”.

Sandberg también cree que la fuerza que ha obtenido con sus dificultades personales, como la muerte de su esposo Dave Goldberg hace cinco años, la ha equipado mejor para liderar esta crisis. “El mayor desafío al que me enfrenté, que eclipsa cualquier otra cosa por la que haya pasado, fue perder a mi esposo y perderlo de repente”, dice. “Y eso es algo totalmente diferente de lo que está sucediendo con el coronavirus. Pero hay algunas similitudes en todo lo que sucede de repente y es un evento negativo. El trabajo que hice para mi libro, Option B, consistió en descubrir qué hacemos en estos eventos negativos y cómo crecemos a partir de ellos”, explica.

Sandberg dice que ella, como muchos estadounidenses, se inspiró en el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien en una reciente sesión informativa diaria mencionó haber encontrado un poco de alegría en medio de las dificultades. “Todos han escuchado sobre el trastorno de estrés postraumático”, dice ella. “Pero más personas realmente experimentan un crecimiento postraumático que el trastorno de estrés postraumático, a pesar de que nadie ha oído hablar de él”, agrega Sandberg.

La idea es que los eventos traumáticos nos ayudan a aprender y crecer. “La sorprendente conclusión en esto es que en realidad podemos mejorar nuestras vidas a través de las cosas más difíciles”, indica Sandberg. “Aprendí mucho de la muerte de Dave. Pero mi vida es muy diferente y, en muchos sentidos, aprendí cosas realmente importantes, como el bien, la comunidad y que a través de dificultades reales, desarrollas fortaleza. Si pudiera devolver todo ese aprendizaje para recuperar a Dave, lo haría, mucho, pero no puedo “.

Ella añade que incluso en los momentos más oscuros hay lecciones que aprender. “Incluso ante la pérdida de mi esposo, ¿se pueden encontrar momentos de alegría? Absolutamente. Tú puedes y debes. Y esa es la forma en la que nos recuperamos y aprendemos de este tipo de eventos”.

Hasta ahora, esas lecciones parecen haberle servido bien. Facebook, que depende en gran medida de las pequeñas empresas para obtener ingresos por publicidad, fue una de las primeras empresas tecnológicas importantes en brindar ayuda. “Hablamos con las pequeñas empresas todo el tiempo y lo que nos dijeron que necesitaban [la mayoría] era solo ayuda financiera”, dice Sandberg. El 17 de marzo, la compañía anunció US$ 100 millones en subvenciones para pequeñas empresas. Hasta el sábado 11 de abril, la compañía ya había recibido más de medio millón de correos electrónicos de interés en el programa. De los US$ 100 millones, US$ 40 millones se asignarán a 10,000 pequeñas empresas en los Estados Unidos. En 34 ciudades, con un 50% reservado para mujeres, negocios minoritarios y de veteranos. Los otros US$ 60 millones se distribuirán a propietarios de pequeñas empresas en el mundo entero.

“Todos están preocupados por los efectos del coronavirus, pero las mujeres y las mujeres de color se ven mucho más afectadas desproporcionadamente “, comenta Sandberg, citando una nueva investigación de su iniciativa Lean In, que halló que las empleadas mujeres tienen casi el doble de probabilidades que sus contrapartes masculinas de quedar impedidas de poder pagar las necesidades durante más de un mes si pierden sus ingresos personales.

Te puede interesar: Billionaires 2020 | Ellas son las 10 mujeres con las mayores fortunas del mundo

La compañía también está trabajando con la Administración de Pequeños Negocios de Estados Unidos para enviar notificaciones alentando a aproximadamente 30 millones de propietarios de pequeños negocios en todo el país a solicitar préstamos de ayuda. Si bien un tercio de las pequeñas empresas estadounidenses no tiene un sitio web, la mayoría tiene páginas de Facebook, lo que coloca a la plataforma en una posición única para correr la voz.

“La pequeña empresa es nuestro negocio”, dice Sandberg. “Tenemos 140 millones de pequeñas empresas en todo el mundo que usan nuestros productos todos los días y nuestro objetivo es ayudarlos a superar esto”. Con ese fin, el gigante tecnológico ha lanzado varias herramientas para apoyar a las pequeñas empresas durante este tiempo único, incluidas tarjetas de regalo digitales, recaudaciones de fondos y formas más fáciles para que las empresas comuniquen los cambios de servicio a sus clientes.

Sheryl Sandberg reunida con propietarios de pequeñas empresas en Londres a principios de este año. Foto: Facebook.

Según una encuesta reciente realizada por Goldman Sachs, el 96% de los propietarios de pequeñas empresas informan haber sido impactados por Covid-19, mientras que más de la mitad dice que no podrán operar su negocio después de tres meses. Sandberg cree que las redes sociales pueden ayudar. “Estamos viendo cosas increíbles porque las empresas no pueden hacer negocios de la manera en que lo hacen normalmente”, afirma Sandberg. “Entonces, por un lado, algunas empresas necesitan cerrar, pero por otro lado, algunas empresas pueden pivotar”.

Magic Arts Studio, por ejemplo, un negocio de artes y manualidades de Morrisville, Pensilvania (Estados Unidos) ha adoptado el aprendizaje en línea, con sus maestros ofreciendo clases gratuitas a través de Facebook Live.

El ejemplo favorito de Sandberg es This Mum Runs, con sede en Bristol (Inglaterra) un negocio de ventas en línea que comenzó como un grupo de Facebook para entusiastas que ha reclutado a más de 250 voluntarios para hacer entregas de comestibles y farmacias para los necesitados. “This Mum Runs es una organización que tiene una comunidad y un propósito integrados en su ADN”, dice Mel Bound, fundador y CEO de This Mum Runs. “Estas son las cosas que nos han permitido responder rápidamente y de manera significativa a la crisis que nos afecta a todos, para apoyar a los más necesitados mientras mantiene a nuestra comunidad segura y activa”.

A medida que las pequeñas empresas de todo el mundo enfrentan un camino incierto hacia adelante, empresas como estas pueden servir de inspiración para que otros encuentren formas innovadoras de operar en esta nueva normalidad. “Se trata de personas que reinventan sus propios negocios, cambian sus negocios en línea y llegan a las personas de una manera diferente”, dice Sandberg. “Y creo que hay una nueva Avenida Principal en este momento”.

Te puede interesar: El mundo alcanza los 2.47 millones de casos y supera las 169,000 muertes

Las pequeñas empresas no son las únicas que Facebook intenta apoyar activamente. El mes pasado, Facebook lanzó su Business Resource Hub, con recursos y recomendaciones para ayudar a todas las empresas a mantenerse conectadas y orientadas, así como para dar acceso directo a información creíble sobre COVID-19 para ayudarlas a mantenerse informadas. La semana pasada, la compañía lanzó una serie de “libros para verticales”, o guías de resiliencia para empresas como restaurantes y cafeterías, tiendas, salones y spas, centros de acondicionamiento físico y recreación, socios y agencias publicitarias e incluso medios de comunicación.

Solo el tiempo dirá si los esfuerzos de Facebook marcarán una diferencia para las pequeñas empresas. Lo mismo puede decirse de los intentos de la compañía de recuperar la confianza de las personas. “No digo que la gente siempre haya entendido esto, pero en realidad hemos estado tratando de hacer lo correcto todo el tiempo”, explica Sandberg. “Cuando ocurrieron los errores, ciertamente no los cometimos a propósito y buscamos solucionarlos lo más rápido posible”.

“Y creo que actuamos de manera responsable, hasta el final. Ahora puede ser que las personas puedan ver las cosas de manera diferente porque el mundo ha cambiado drásticamente. Pero nuestro enfoque es hacer siempre lo correcto y asegurarnos de abordar los problemas y tratar de evitar el próximo”, concluye Sandberg. “Y ese es el mismo enfoque que hemos tenido todo el tiempo”.