El fiscal general de El Salvador, Raúl Melara, señaló que un toque de queda no dictaminado por la Asamblea Legislativa es un acto arbitrario.

Esto comento el funcionario sobre la legalidad de establecer esa medida para prevenir contagios por el COVID-19.

La Fiscalía General de la República (FGR) no puede permitir que los municipios cometan ilegalidades dentro de la cuarentena domiciliaria por la COVID-19, aseguró el fiscal general, reporta el periódico local La Prensa Gráfica.

Los titulares de los ministerios de la Defensa y Salud de El Salvador comparecerán en los próximos días ante la Fiscalía por aislar con policías y soldados una localidad en el marco de acciones para contener los contagios internos del COVID-19, informó este miércoles el fiscal general, Raúl Melara.

Se trata del ministro de la Defensa, René Merino, y del ministro de Salud, Francisco Alabí, detalló el funcionario.

Puedes leer: Salvadoreños acuden al supremo por vulneraciones a los derechos en cuarenta

Se esperaba que Merino llegara la mañana de hoy a declarar como “testigo” ante el Ministerio Público, pero la comparecencia fue suspendidas hasta nuevo aviso, mientras que la declaración de Alabí está programada para mañana jueves.

“Es una investigación abierta, que está avanzando”, señaló Melara en una breve rueda de prensa, en la que añadió que “vamos a seguir ahondando para ver cuáles fueron los motivos o la base legal” para establecer el “cerco sanitario”.

Antes de declarar ante la prensa, Melara señaló durante una entrevista televisiva que toda persona interrogada por la Fiscalía inicialmente es llamada en calidad de testigo antes de que se pueda determinar un cargo.

Con información de EFE.