Por Nohelis Ruiz Arvelo*

Los seres humanos desde nuestra historia más cercana trabajamos con nuestra Inteligencia Racional, (lógica lineal, analítica) porque así nos han enseñado a hacer. Llevo algún tiempo trabajando en una propuesta, una de mis propuestas para ir al futuro, y recuperar nuestro poder como seres humanos y lo que eso significa para el futuro y la tecnología. Re encontrarle el SENTIDO a la vida, con todas esas herramientas y posibles soluciones que nos aporta la tecnología.

Hasta ahora, el sistema y nosotros como individuos en sociedad, le damos mucha importancia a nuestra Inteligencia Racional y calculadora; creyendo que es la forma más óptima de actuar pero resulta que nuestras capacidades cognitivas son limitadas, según la ciencia y más específicamente las neurociencias. No lo digo yo, eso lo podemos confirmar en cantidad de investigaciones, artículos científicos y académicos. A partir de 1989, comienza un interés por la Inteligencia Emocional que ha ido tomando terreno a nivel corporativo y que ha permitido, que ahora, nos interesemos todos por “las personas” y esos recursos intangibles que tenemos como seres humanos, emociones, talentos y capacidades, entre otros; de los cuales, ya por fin, tenemos consciencia pero aún no hemos aprendido, que más allá de re descubrirlos se trata de gestionarlos de forma óptima a nivel personal e individual.

Por otra parte, también están los que yo llamo los defectos (emociones y actitudes negativas) y hubo una época (aunque aún hay muchos que lo siguen haciendo) trataban de eliminarlos y esconderlos o ignorarlos, algo grave, porque todos sabemos que esto es información y la información no desaparece, se transforma y para ello hay que mirarla de frente, de forma tal que podamos gestionarla y hasta re codificarla. Cuando minimizamos los defectos o las fallas, estos crecen como un monstruo y se manifiestan en nuestra realidad de forma devastadora. Para poder ir hacia una Inteligencia Colectiva sana, limpia, transparente y bonita, será necesario integrar y luego gestionar lo intuitivo – emocional.

Han pasado los años y los seres humanos hemos creado la mal llamada Inteligencia Artificial, que hemos estado endiosando y perfeccionando para que nos soluciones problemas, los mismo que hemos creado nosotros centrados solo (o en mayor porcentaje) en nuestra inteligencia lógica y calculadora, sin gestionar la inteligencia o recursos intangibles más poderosos e indispensables que tenemos. La Inteligencia Emocional, por ser la más conocida y mejor entendida, pero se inicia, o nace de nuestra inteligencia más grande y básica, la Inteligencia Intuitiva,  la primera, la longeva, la más amplia, grande, precisa, exacta  y mágica.

Como lo muestra la Imagen 1, los individuos creemos y hemos actuado creyendo que todo lo tenemos que hacer con nuestra Inteligencia Racional y resulta que el resultado obtenido ha sido mediocre, y hemos prescindido de nuestra Inteligencia Intuitiva, la más importante. Un tema que he tratado desde hace algunos años, en una de mis charlas más disruptivas y rompedoras “Intuición & Singularidad” como una de mis propuestas para ir al futuro, quitarle la supremacía a la mal llamada Inteligencia Artificial y darle otro SENTIDO a la singularidad.

Imagen 1: Como hemos actuado los seres humanos hasta 2020, creación de Nohelis Ruiz Arvelo

Una de las asignaturas que tenemos pendientes los Seres Humanos, es integrar “Lo intuitivo”, para lograr gestionar de forma óptima lo emocional y lo racional, integrando ambas inteligencias, de forma que podamos SER y HACER desde la excelencia hacia la excelencia, al 100%, y así comenzar a re descubrirnos, identificar virtudes, defectos, emociones y gestionarlas para poder aportar al mundo desde otra perspectiva, y no cometer los mismos errores como seguimos haciéndolo hasta ahora. La idea es hacerlo siendo parte de esta gran Inteligencia Colectiva integrada por SERES plenos que codificaremos a una Inteligencia Artificial restándole el poder supremo y aterrador que ahora le estamos otorgando, y nos da miedo porque la estamos creando desde el mismo lugar, la mediocridad. Integrando lo intuitivo, lo irracional con lo racional, lograremos recuperar nuestros poderes individuales, y desde ahí poner la inteligencia artificial a nuestro servicio, ubicándola en su lugar, el de servirnos a los seres humanos.

En la siguiente imagen, se visualiza el valor de cada una de nuestras inteligencias, y el lugar que toma la cada una, arrojando resultados óptimos como Inteligencia Colectiva restando poder a la artificial.

Imagen 2: Cómo lograr restar poder a la Inteligencia Artificial. Creación propia Nohelis Ruiz Arvelo

Muchos son los personajes, futuristas, creativos, autores, chamanes y hasta científicos, que están de acuerdo que los humanos sólo pensábamos en el cambio de manera lineal, pero el cambio debe afrontarse integrando lo intuitivo para poder vivir y hacer de forma exponencial, porque el cambio no es sólo tecnológico, es humano y está afectando a todos los ámbitos de la vida, hasta al “Tiempo”, de allí el conocido “Espacio – Tiempo” que sólo puede percibirse y entenderse integrando lo intuitivo, como un todo o conjunto casi mágico en el que no hay presente, ni pasado, ni futuro, solo hay un SER HUMANO pleno, con información consciente creando un futuro bonito… y así, por fin disfrutar de la inmensidad de la vida.

*Estratega, formadora y conferencista experta en networking, posicionamiento personal y singularidad.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.