Los mercados financieros han estado en constante volatilidad debido a la pandemia del COVID-19, esto aunado a la abrupta caída de los precios del petróleo, así como a las pésimas perspectivas económicas para este año.

La mayoría de los mercados de América Latina cerraron el viernes con caídas debido a que los operadores prefirieron migrar a activos de menos riesgo para cubrirse durante el fin de semana por la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia del coronavirus, a lo que se sumó la turbulencia política en Brasil.

Además, la región se acogió al sentimiento pesimista por las dudas sobre el progreso en el desarrollo de fármacos para tratar el COVID-19, así como por los retrasos en los detalles de un acuerdo sobre un paquete de estímulo de la Unión Europea.

Puedes leer: Forex, materias primas, acciones… Dónde invertir ante el efecto coronavirus

En estos momentos es importante, mantenerse enfocado en un plan financiero y tomar decisiones basadas en sus objetivos y calendario, en lugar de en las emociones o el pánico.

“La crisis actual no tiene jurisprudencia alguna, ya que no hay una causa económica concreta o una situación financiera específica, si queremos relacionarla con otras experiencias resulta imposible ya que este colapso del mercado no es un pinchazo de la burbuja del 2008 en Estados Unidos, ni tampoco una crisis de deuda”, César Addario Soljancic, vicepresidente Regional para Centroamérica y Caribe de EXOR.

Para el analista, será seguro invertir en estas circunstancias dependiendo de quién sea el inversor. “Si es alguien que tiene ahorros y no opera el mercado a diario, mi sugerencia, para no complicarse la vida y como tengo una propensión hacia la acumulación y hacia los dividendos, entonces creo lo ideal durante estos momentos de alta volatilidad simplemente es mejor acumular en cartera compañías de alta calidad que tengan el compromiso y la habilidad de incrementar sus dividendos con el tiempo”, agrega.

A continuación, Forbes Centroamérica te presenta una guía para invertir en la bolsa de El Salvador y Panamá.

La Bolsa de Valores de Panamá y el Salvador son empresa privada con tenencia pública de sus acciones que se constituyó con el objetivo de operar un mecanismo centralizado de negociaciones bursátiles. Las transacciones que se realizan a través de estas y solo pueden ser ejecutadas por funcionarios de los Puestos de Bolsas, estos funcionarios especializados se les llama Corredores de Valor y deben estar previamente autorizados para realizar estas funciones, explica Soljancic.

El proceso de inversión a través de las bolsas de ambos países debe efectuarse a través de una serie de pasos tales como:

Contactar a un Puesto de Bolsa miembro es el primer paso, el inversionista expresará sus requerimientos y el Puesto de Bolsa a través del asesor de inversión le expondrá las distintas alternativas que ofrece el mercado estableciendo de antemano, así como las necesidades y los costos en que se incurrirán, expone el vicepresidente Regional para Centroamérica y Caribe de EXOR.

1.Después de recibir la asesoría del Asesor de Inversión, el inversionista toma una decisión, la cual es comunicada al Corredor Autorizado que realizará la/las transacciones/es.

2.El Corredor procede a colocar las ordenes en el sistema de negociación.

3.Si la transacción se ejecuta, al tercer día hábil posterior a la transacción, el Puesto de Bolsa que representó al inversionista que vendió los valores recibirá los fondos producto de dicha venta, igualmente, el Puesto de Bolsa que representó al comprador recibirá los valores.

4.El inversionista debe darle seguimiento a su inversión, es decir, monitorear los precios de cotización de dicho valor, la evolución financiera del emisor y los hechos relevantes relacionados con el emisor.