Por Andrea Jumique

Una de las fases más importantes del satélite guatemalteco se llevó a cabo este martes 28 de abril. El Quetzal-1 fue puesto en órbita para que comience a enviar información al Centro de Control ubicado en la UVG y así inicie su misión en el espacio. La liberación se realizó a las 9:20 horas.

Previo a la liberación, la UVG realizó una transmisión en vivo desde sus redes sociales para entrevistar a parte del equipo de CubeSat. Luis Zea, codirector del desarrollo del CubeSat recordó cómo fue que inició el proyecto junto al ingeniero Víctor Ayerdi, con el objetivo de lograr más espacios y oportunidades en el área espacial de Guatemala.

El ingeniero Víctor Ayerdi, codirector de CubeSat, habló acerca de la importancia del satélite, el cual va más allá de su lanzamiento y trabajo en el espacio. “Se demuestra – con este proyecto- que se pueden hacer las cosas bien en Guatemala. La ciencia y tecnología son importantes para resolver problemas y se debe invertir en estos campos”, dijo.

Por su parte, estudiantes que participaron en la creación del satélite, como Fredy España y el ingeniero José Bagur resaltaron los aprendizajes que les dejó Quetzal-1. Más allá de los conocimientos en la materia, ambos resaltaron la importancia de la amistad, trabajo en equipo y el deseo de continuar en la investigación científica.

En la UVG se encontraba observando el lanzamiento el Alcalde de la ciudad de Guatemala, el Embajador de Japón en Guatemala, entre otras autoridades. (Foto Prensa Libre: María René Gaytan).

¡Quetzal-1 al espacio!

La transmisión de JAXA inició a las 8:40 con mensajes de un astronauta de JAXA, quien relató cómo inició su sueño en dicha profesión y luego de 35 años dedicándose a otras áreas en Japón, logró cumplirlo. El alcalde de la ciudad de Guatemala, Ricardo Quiñónez, y el rector de la UVG, Roberto Moreno resaltaron el trabajo de los estudiantes, docentes e investigadores de la Universidad y del hecho histórico que se llevó a cabo.

A las 9:23 horas, inició la cuenta regresiva en la Estación Espacial Internacional y se vio cómo el brazo robótico de Kibo lanzó al Quetzal-1 y este salió al espacio.

Desde la UVG, el equipo de CubeSat que estaba en las instalaciones, también hizo el conteo regresivo y aplaudió al ver el momento histórico para el país.

Su misión

La misión de Quetzal-1 consiste en probar un sensor óptico para capturar imágenes en diferentes longitudes de onda, con el fin de detectar clorofila en cuerpos de agua, y mediante la información enviada por el satélite, poder calcular la concentración de cianobacteria en ellos.

De acuerdo con Aldo Aguilar, del equipo CubeSat, 30 minutos después de que el satélite esté en órbita se desplegarán sus cuatro antenas y enviará una señal a la Tierra. “Si las coordenadas están en un horizonte visible a Guatemala, entonces la señal se recibirá directamente en Guatemala. Si no, tenemos comunicación con radioaficionados en todo el mundo que también pueden escuchar el satélite y ellos nos enviarían los datos”, dijo Aguilar.

Emilio Miranda, Dan Álvarez y José Bagur, del equipo CubeSat, celebran el lanzamiento del primer satélite guatemalteco. (foto prensa libre: María Reneé Gaytan).

La mirada hacia el futuro

Para Aguilar, esta fase del proyecto ya está concluida. El siguiente paso es recibir los datos y comenzar a analizar la información, para luego enfocarse en cualquier otro proyecto. “Ahora vemos hacia el futuro, varios de los estudiantes que participamos ya nos graduamos. Así que esperamos nuevos proyectos, quizá no solo para construir satélites sino para enviar experimentos a la Estación Espacial y ayudar a los nuevos alumnos a que tengan los conocimientos, así como ampliar la experiencia en la industria aeroespacial”.

*En alianza con Prensa Libre