Por Forbes Colombia

Avianca Holdings sigue esperando respuesta ante su petición de ayuda para salvar sus finanzas, que había enviado a los gobiernos de todos los países de América Latina en los que opera.

Avianca Holdings sigue esperando respuesta ante su petición de ayuda para salvar sus finanzas, que había enviado a los gobiernos de todos los países de América Latina en los que opera.

La holding, que advirtió que en el sector privado no puede encontrar el financiamiento que necesita, explicó que con su petición de ayuda a los gobiernos de la región, propuso “diferentes estructuras que considera proporcionarían a estos gobiernos protecciones adecuadas, al tiempo que garantizarían que Avianca continúe operando en dichos mercados, manteniendo la conectividad y el empleo en la región”.

El grupo, que inició con la aerolínea Avianca de Colombia, había advertido recientemente que su condición financiera, unida con el paro de actividades del sector dadas las restricciones de movilidad por la pandemia, le tienen en riesgo de quiebra.

Recomendado: Auditoría de Avianca pone en duda la continuidad de la aerolínea

En un comunicado, Avianca agregó que “continúa teniendo altos costos fijos, incluyendo, pero sin limitarse, a gastos de personal, mantenimiento de aeronaves y equipos, pagos de alquiler de aeronaves y equipos y pagos de servicio de la deuda, con ingresos significativamente reducidos”.

Además, dado que ni la aerolínea ni ningún Gobierno por ahora puede prever cuándo se levantarán las restricciones de movilidad, “Avianca estima que sus ingresos no volverán a los niveles previos a la pandemia en el corto plazo, ya que se calcula que los efectos de ésta se prolonguen en el tiempo”.

La aerolínea también reconoció que pese al aplazamiento de algunas de sus deudas, está consumiendo sus reservas de efectivo en el pago de obligaciones financieras mientras se mantiene sin operar, por lo que necesitará una mayor financiación para fondear sus necesidades.

Recientemente, el socio mayoritario de United decidió castigar como cartera perdida el valor del préstamo que le habían otorgado a Avianca para que se mantuviera a flote, antes de la llegada de la pandemia global.