EFE.- El presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja de EE.UU., Eliot Engel, pidió este miércoles al presidente salvadoreño, Nayib Bukele, que no utilice como pretexto para socavar la democracia al COVID-19.

En una misiva dirigida a Bukele, el demócrata Engel se muestra “preocupado” por las recientes decisiones del mandatario centroamericano “que ponen en peligro los derechos humanos del pueblo salvadoreño y la democracia de su país”.

“Le pedimos respetuosamente que reconsidere esas acciones y que no haga uso del COVID-19 como un pretexto para socavar la Constitución de El Salvador y las leyes internacionales”, sostiene.

En la misiva, el congresista de mayor rango de la Cámara Baja en asuntos exteriores urge a Bukele a “adherirse a la Constitución de su país y a respetar la autoridad de los poderes legislativo y judicial de El Salvador”.

Sobre las medidas carcelarias y las polémicas fotografías en las que aparecen presos apiñados, Engel sostiene que son “innecesariamente degradantes” y alerta del riesgo de contagio de coronavirus entre los reos.

Puedes leer: Estos son los sectores que cerrarán en negativo en 2020, según el Banguat

“Creemos -asegura- que la lucha contra la delincuencia organizada debe hacerse de una manera que respete las normas internacionales y no contribuya a la propagación de la enfermedad”.

Finalmente, el congresista estadounidense le recuerda a Bukele que el uso de la fuerza letal está reglamentado por estándares internacionales y que cualquier abuso debe ser investigado por la Fiscalía.

La carta de Engel llega tras las medidas adoptadas por el Gobierno de Bukele para enfrentar la violencia de las pandillas en el país centroamericano, que el pasado fin de semana registró 58 homicidios.

Este domingo, Bukele autorizó a los cuerpos de seguridad el “uso de la fuerza letal” en defensa de sus vidas y las de los ciudadanos.

El mandatario salvadoreño dijo que las pandillas se aprovechan de que la fuerza pública está concentrada en el control de la pandemia y afirmó que “el Gobierno se encargará de la defensa legal de quienes sean injustamente acusados por defender la vida de la gente honrada”.

En las cárceles, el Gobierno de Bukele ha decidido mezclar a los miembros de pandillas rivales en las celdas de las diferentes prisiones del país, en las que se encontraban separados por grupos.

También se ha sellado con planchas metálicas las puertas de las celdas para asegurar el régimen de aislamiento.

“No va a entrar ni un solo rayo de sol a ninguna de la celdas”, aseguró este lunes el director general de Centros Penales, Osiris Luna.

Las medidas de Bukele también han sido criticadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y por Human Rights Watch (HRW).

El director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco, dijo que de seguir por la misma senda Bukele “se graduará muy pronto de caudillo” y alertó del riesgo de que convierta a El Salvador “en otra dictadura latinoamericana”.