EFE.- El presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento) de Nicaragua, Gustavo Porras, un médico de profesión, menospreció este jueves la letalidad del COVID-19, al afirmar que “hay muchísimas más muertes por accidentes de tránsito”, y llamó a los militantes sandinistas a “enfrentar la epidemia de la mentira”, respecto a la amenaza que representa el coronavirus SARS-coV-2.

El directivo parlamentario hizo sus declaraciones en una sesión del Parlamento, para conmemorar el octavo aniversario de la muerte del fundador del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Tomás Borge, en la ciudad de Matagalpa, en el norte de Nicaragua, cuyo Gobierno únicamente reconoce 14 casos positivos de COVID-19, que han causado cuatro muertes en el país.

“Hay muchísimas más muertes por accidentes de tránsito que las que ha provocado este virus, hay muchísimas más muertes por homicidios, por parricidios, por asesinatos, en el mundo, que las que ha provocado este virus”, señaló Porras, ante un auditorio que no practicó el distanciamiento social, ni utilizó mascarillas.

Te puede interesar:Nicaragua promoverá el turismo interno en medio de la pandemia por COVID-19

DATOS INSUFICIENTES

De manera simultánea el Ministerio de Salud emitió un informe de un tercio de página sobre la pandemia, en el que reportó tres casos activos de COVID-19, y 16 personas “en cuido y monitoreo responsable y permanente”, sin más datos, e insistió en que Nicaragua no tiene “transmisión local comunitaria”.

“La influenza mata anualmente en el mundo 1 millón de personas y nadie hace escándalo, porque ya existía, y además no genera el pánico que genera una cosa desconocida (…) no nos podemos distraer de los caminos de búsqueda de la mejoría general de la población nicaragüense”, insistió Porras.

En su interés de espantar los temores sobre el COVID-19, el diputado reconoció que en la costa Caribe de Nicaragua hay una epidemia que el Gobierno no ha podido controlar. “Ya llevamos tres años de tener una epidemia de malaria que la venimos enfrentando, pero no es noticia”, sostuvo.

ECONOMÍA PRIMERO

La posición política de Porras es similar a la del presidente Daniel Ortega, líder del FSLN, criticado porque, hasta hace dos días, se negaba a seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) frente a la pandemia de COVID-19, con el argumento de que la economía no se puede detener.

“Tenemos que enfrentar la epidemia de la mentira, del odio, la que siembra el miedo, en el nombre de Tomás, también la epidemia para quebrar nuestra economía”, insistió, en referencia a las advertencias de médicos y científicos independiente sobre los estragos que podría causar el COVID-19, si Ortega no impone restricciones y amplía las medidas de prevención de la pandemia.

Tanto la Organización Panamericana de la Salud (OPS), como la Organización de los Estados Americanos (OEA), han expresado su preocupación por la forma en que las autoridades de Nicaragua manejan la pandemia.

De la misma manera, la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), han clasificado el tema como una transgresión del derecho a la salud.