Por Silvina Moschini*

La foto en blanco y negro es de septiembre de 1932. Once obreros hacen una pausa sentados sobre una de las vigas de hierro que forman la estructura del Rockefeller Plaza. Fuman y conversan con los pies colgando sobre una impactante perspectiva de Manhattan. Eran los tiempos de la Gran Depresión, la década infausta que dejó cerca de 15 millones de norteamericanos sin trabajo y la mitad de sus bancos en quiebra.

Sin embargo, esta foto es una de las imágenes que siempre circula para estas fechas en que se celebra el Día Internacional del Trabajo porque simboliza el tesón de los trabajadores y es un recordatorio de la fuerza productiva que no se detiene ni aún en las condiciones más adversas.

Pasaron 88 años de esa foto. Si hoy tuviéramos que elegir una imagen que simbolice los días que corren, sin duda sería alguien trabajando desde su casa.

Hace un par de meses, el Covid-19 forzó a más de la mitad del universo a quedarse en sus casas. De la noche a la mañana, miles de empresas de todo el mundo tuvieron que adaptar sus procesos de trabajo y modificar sus operaciones para garantizar la continuidad de sus negocios. A partir del Covid-19, el trabajo remoto dejó de ser un “lujo” para pocos y se convirtió en la “norma” que está preservando a las compañías del colapso.

Puedes leer: Previsiones incomodas sobre nuestro futuro

Pero esta transformación digital es mucho más que un “mientras tanto”. Es la consolidación de un nuevo paradigma, donde también se incluyen los alumnos que siguen sus clases online, los que defienden sus tesis via Zoom, los que hacen sus compras por delivery y los médicos que ya no atienden a sus pacientes en las clínicas.

Un informe reciente de OpsRam confirma que, a pesar de la volatilidad económica del contexto, 73% de los equipos de IT de las compañías consultadas esperan aumentar (o, al menos, mantener) los recursos que invirtieron en reconversión digital durante la pandemia.

Dice Sandy Shen, Directora de Investigación de la consultora Gartner, que reveló también este mes que 8 de cada 10 CFOs planean mover definitivamente a sus casas al menos al 5% de su fuerza de trabajo después de la pandemia: “Es un llamado de atención para las organizaciones que eligieron poner el foco en atender las necesidades del día a día en vez de invertir en el negocio digital. Las empresas que sean capaces de redirigir sus recursos a sus plataformas digitales van a poder mitigar el impacto de esta pandemia y mantenerse operativas durante y después de ella.”

Construir una base de operaciones fuerte que nos permita seguir funcionando a distancia es prioridad para todos en todo el mundo.

Como presidente de TransparentBusiness,una empresa que nació 100% digital, soy testigo directo de la enorme demanda que nos llega de múltiples líderes de equipo que enfrentan el desafío de reconvertir digitalmente a sus equipos casi a ciegas, sin herramientas tecnológicas, sin procesos y sin manuales de uso o mejores prácticas que les expliquen cómo gestionar a distancia de manera eficiente.

Es por todo esto que queremos poner nuestra experiencia al servicio de lo que nos pide este momento. El 4 de mayo lanzaremos CloudWorking Academy, la primera academia global para entrenar a coordinadores y supervisores de organizaciones de todos los tamaños a enfrentar los desafíos de la implementación y supervisión de equipos remotos y brindar métodos, procesos y herramientas para la gestión eficiente y transparente.

Los programas de cuatro semanas incluyen MasterClasses semanales, charlas con expertos, una plataforma educativa con material de soporte, acceso perpetuo a una comunidad exclusiva y un certificado de finalización.

Covid-19 es una oportunidad histórica para dejar de esperar lo que vendrá. Esta encrucijada nos pide adaptarnos a la nueva normalidad, y para cambiar no se puede seguir haciendo lo mismo. La tecnología es el hilo de esperanza para todos los trabajadores del mundo de hoy. Es la foto con la que las generaciones futuras recordarán y celebrarán nuestra resiliencia.

*Presidente y fundadora de TransparentBusiness

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.