Por Raúl Juárez

Los primos Édgar Méndez y Bervin Romero, desde hace más de tres años cada uno decidió abrir el negocio de un café internet en la cabecera municipal de San Juan Ostuncalco. Sus principales clientes han sido los estudiantes de diferentes niveles, sin embargo por la crisis económica y la suspensión de clases estas semanas han tenido pocos ingresos.

Más allá de cerrar por no tener clientes, ambos dispusieron abrir sus centros de internet para que estudiantes de escasos recursos pudieran recibir clases virtuales y actividades escolares en línea que promueven los distintos centros educativos, también para darles la oportunidad de hacer tareas e investigaciones.

“La idea nació al ver la necesidad de la población y de la juventud que son de escasos recursos y no cuentan con equipo de cómputo, entonces decidimos prestar el servicio gratuito para que ellos hagan sus tareas en línea y sus clases virtuales”, explicó Édgar Romero, propietario del café internet ubicado cerca de la terminal de buses en la zona 2 de San Juan Ostuncalco.

También pueden apoyar en el uso de las nuevas aplicaciones de comunicación. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

“Sabemos que en estos momentos muchas personas no tienen ni para alimentarse, y por eso decidimos ayudar. Acá se les da las facilidades y si es necesario una capacitación por ni necesitan usar alguna aplicación o programa. Esto está dirigido a estudiantes desde primaria hasta universitarios”, explicó Méndez.

Bervin Romero, propietario del servicio de internet ubicado en la 3ra calle, 5-32 zona 2 del mismo municipio, explicó que no piden ningún requisito a los estudiantes, sin embargo aclaró que el uso de las instalaciones es exclusivo para actividades académicas.

“Ahora toda tarea es en línea y hay personas que no cuentan con ese recurso y aprovechando que lo tenemos estamos compartiendo máquinas e internet con lo que deseen. Los únicos requisitos son que sea exclusivo para tareas, ya sea en línea o investigaciones”, añadió Romero.

“Sin ninguna pena las niños y jóvenes pueden llegar, estamos contentos de poder ayudar al prójimo en esta necesidad. No hay un tiempo específico para el uso sino hasta que las personas terminen sus tareas. Lo único es que respeten las medidas sanitarias que se han impuesto”, agregó.

Las instalaciones las pueden utilizar alumnos desde primaria hasta universitarios. (Foto Prensa Libre: Raúl Juárez)

La iniciativa de los jóvenes altruistas va más allá. Explicaron que cuentan con un vehículo por si algún estudiante vive un sector retirado se ofrecen llevarlo hasta su casa.

*En alianza con Prensa Libre