Un 54 por ciento de la comunidad estudiantil de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) ha visto afectados sus ingresos económicos en sus hogares durante la crisis sanitaria que vive el país por la epidemia del COVID-19.

Lo anterior lo refleja un estudio realizado por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IIES) y sus unidades especializadas, para conocer el impacto que ha tenido el distanciamiento social en la vida de los estudiantes y su entorno familiar.

Según el estudio, la recolección de datos se realizó en la tercera semana de cuarentena, del 2 al 5 de abril del 2020, por lo que se aplicó una encuesta a los hogares de estudiantes universitarios, por medio del campus virtual de la UNAH.

Puedes leer: Señales esperanzadoras alientan uso de Remdesivir contra Covid-19: OMS

El cuestionario se diseñó con el fin de conocer la situación del hogar, laboral, ingresos, abastecimiento y medidas de bioseguridad adoptadas por los hogares a nivel nacional.

Se recogió la información necesaria para lograr un análisis sobre 28,850 hogares a nivel nacional, logrando obtener observaciones en los 18 departamentos del país.

De acuerdo con los resultados obtenidos, la contrastación de estos estudios se hizo con otros similares y en función del cumplimiento de los objetivos de la investigación.

Entre las principales conclusiones que se extraen se puede mencionar que “la crisis sanitaria por COVID-19 ha impactado en los hogares áreas como: laboral, los ingresos, cambios en sus patrones de consumo, el cual se realiza en correspondencia a medidas impuestas por el gobierno y medidas de bioseguridad en el hogar”.

A lo anterior se adiciona que el trabajo y las relaciones económicas se han virtualizado, es decir, se hace trabajo desde el hogar y se compra en línea productos y servicios.

PÉRDIDA DE EMPLEOS

“Del total de personas que laboran en el hogar (2 en promedio), un 75 por ciento declaró en la tercera semana de la cuarentena que mantiene su empleo (1.5 promedio), lo cual indica que un 25 por ciento (0.5 persona en promedio) perdió su empleo, situación que está en correspondencia a lo indicado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2020, en cuanto a pérdidas de empleo asociadas al cierre de la economía como medida para evitar la propagación de la enfermedad.

Añade que “una variable sensible que también fue afectada es el ingreso de los hogares, el cual disminuyó en 54 por ciento».

«La principal fuente de ingreso de las familias hondureñas es el salario, representando un 63 por ciento del total de ingresos».

«Al contraerse la actividad económica, el efecto inmediato se traslada al empleado, quién en un 23.8 por ciento señaló que solo recibió pago parcial por concepto de salario».

En el caso de los hogares donde el comercio y el turismo son la principal fuente de ingresos, presentaron los mayores promedios de disminución en sus ingresos, al promediar 48.2 por ciento y 49.4 por ciento cada uno.

No olvides leer: Apple y Google prohíben uso de localización en sus aplicaciones de seguimiento por coronavirus

La investigación advierte que este panorama se torna sombrío debido a que estas actividades son las que han sufrido mayormente los embates producidos por el COVID-19 en el país, lo cual se ha reflejado en el cierre de múltiples empresas y negocios dedicadas a estas actividades, como un medio para hacer frente a dicha crisis.

Agrega que existe una mayor incidencia en los despidos de algún miembro del hogar, de acuerdo con la actividad económica de la que obtienen la principal fuente de ingreso.

SEGÚN ENCUESTA
Comercio y turismo con más despidos

Al observar el comportamiento de los despidos de uno o más miembros que se han generado a nivel de los hogares, se evidencian ciertas diferencias en las proporciones de despidos, de acuerdo con la actividad económica de la cual se obtiene el ingreso principal, entre las que destacan los sectores de comercio y turismo como las principales actividades en las que se han presentado despidos.

Es así como los hogares en los que su principal fuente de ingresos es por educación, mostraron las menores disminuciones de ingresos, siendo este en promedio del 38.4 por ciento, con una variación del 21.5 por ciento.

A ese rubro le sigue la manufactura, agricultura y ganadería, y servicios con disminuciones promedio de 41.0, 42.1 y 44.0 por ciento respectivamente.

No obstante, los hogares en los que su fuente principal de ingresos es por estas cuatro actividades económicas, también reportaron disminuciones del 100 por ciento en sus ingresos, lo que pone en precario el bienestar de las familias en épocas de crisis por el COVID-19.

Lea también: Alemania los casos por COVID-19 serían 10 veces más de los confirmados

Además, estos resultados sugieren que los hogares en donde algún miembro del hogar ha sido despedido o suspendido de su trabajo, tendrán un impacto significativo en el bienestar de las familias y posiblemente en la capacidad de recuperación postcrisis debido a que tendrán que buscar un nuevo empleo, lo que acarreará costos o problemas adicionales. 

*En alianza con La Tribuna de Honduras