EFE.- El aumento de las denuncias de vulneraciones a la libertad de prensa, la mayoría registradas durante la emergencia por el COVID-19 y atribuidas al Gobierno, preocupan al gremio periodístico salvadoreño, dijo este martes a Efe la presidenta de la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES), Ángelica Cárcamo.

“Nos preocupa la situación de las vulneraciones al ejercicio periodístico en El Salvador“, sostuvo la periodista, quien añadió que en “gobiernos democráticos existe una prensa libre, plural e independiente”.

Para Cárcamo, el país está “resintiendo” la falta de estas características por las limitaciones puestas principalmente por el Gobierno de Nayib Bukele.

La comunicadora exhortó al Ejecutivo “a que deje de realizar este tipo de prácticas y adopte una cultura de diálogo” con las prensa para mejorar el “flujo de comunicación”.

Te puede interesar:“Graves peligros” para la libertad de prensa en El Salvador, denuncia la SIP

La APES registró en los primeros cuatro meses 2020 al menos 54 denuncias de atropellos a los periodistas, de las que 34 se computaron durante la emergencia por la pandemia del COVID-19.

La presidenta de la APES destacó que durante los doce meses del 2019 registraron 77 casos, una media de 6,4 denuncias por mes, mientras que entre enero y abril de 2020 se registró un promedio mensual de 13,5.

Los datos de la APES señalan que los principales “agresores” son el Gobierno (23 casos) mediante “instituciones públicas, funcionarios y empleados públicos”, le siguen la Policía Nacional Civil (10) y Fuerza Armada (5).

Cárcamo también señaló que se registran casos de “falta de acceso a la información oportuna o de restricción al acceso a la información por parte de la Secretaría de Prensa de Casa Presidencial“.

Apuntó que “hemos visto un aumento de casos de vulneraciones en el tema de acosos digitales”, principalmente contra mujeres periodistas y que incluyen el intentó de vulnerar sus redes sociales y “amenazas de muerte“.

“Hemos visto cómo el presidente de la República, Nayib Bukele, e incluso su secretario de prensa, Ernesto Sanabria, se han dedicado a realizar declaraciones estigmatizantes contra los periodistas“, sostuvo.

Por otra parte, lamentó que la Asamblea Legislativa sigue sin discutir ni aprobar una propuesta de “ley de protección integral a periodistas” presentada en octubre de 2018.

También señaló que la Fiscalía General de la República no ha creado una unidad especializada para investigar vulneraciones y amenazas contra los comunicadores.

“No hay por parte del Estado, por ninguna entidad del Estado, algún tipo de protocolo de atención o interés en querer proteger a los periodistas y eso nos preocupa, porque es la antesala para estar en cuadros tan complicados como los que están enfrentando los periodistas en países como Honduras y Guatemala”, concluyó.

Los asesinatos, la cárcel, las amenazas, las hostigaciones desde todos los poderes y la propia pandemia por el coronavirus SARS-CoV-2 son los riesgos que a diario tienen que afrontar los periodistas en gran parte de América.