EFE.- La muerte de al menos dos reos en la cárcel “La Modelo”, la mayor prisión de Nicaragua, han causado temor entre decenas de “presos políticos”, debido al riesgo que tienen de contraer COVID-19 en los calabozos, informó este martes un movimiento de opositores excarcelados.

“En la Galería 3 hubo dos muertos, ya eran de la tercera edad, enfermos crónicos, a ciencia cierta no podemos afirmar la causa, pero es latente que es por COVID-19, porque después llegaron a desinfectar las galerías“, dijo el tío del “preso político” Jaime Navarrete, Rodrigo Navarrete, en conferencia de prensa virtual.

La situación de los “presos políticos” es crítica, debido a que estos no tienen acceso a servicio de salud, ni a medicamentos, en el interior de las cárceles, agregó Rosa Membreño, madre del opositor encarcelado Nilson Membreño.

Te puede interesar:R.Unido impone sanciones a dos asesores de Ortega y a cuatro jefes policiales

Al menos 93 personas permanecen en las cárceles de Nicaragua como “presos políticos“, tras haber mostrado rechazo hacia el presidente Daniel Ortega, su familia y Gobierno, según datos de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

La Unión de Presas y Presos Políticos Nicaragüenses, compuesta por disidentes excarcelados, lanzó hoy un “S.O.S.” por sus excompañeros de prisión, dada la incertidumbre en la que viven.

Navarrete destacó el caso del “preso político” Wilber Prado, quien, según dijo, no ha recibido atención médica, a pesar de padecer síntomas parecidos a los del COVID-19, como tos, fiebre y diarrea.

SIN PREVENCIÓN

Navarrete también señaló a los carceleros como “los transmisores” del coronavirus SARS-coV-2, que causa el padecimiento de COVID-19, ya que no utilizan protección personal, y “se andan moviendo por todo el penal, poniendo en alto peligro a nuestros presos comunes y presos políticos”.

La falta de protección entre los funcionarios estatales es una política del Gobierno de Ortega, quien ha dicho que las acciones frente a la pandemia no deben afectar la economía, aunque ya desde la semana pasada permite el uso de mascarillas y el distanciamiento social.

En una carta pública, la Unión de Presas y Presos Políticos Nicaragüenses advirtió que los reos opositores no solamente están frente juicios “por delitos comunes que no cometieron, sino (también), una pandemia de transmisión rápida, la que enfrentan con la salud desgastada, a raíz de las torturas y con el alma dolorida por tantos días secuestrados y humillados“.

El S.O.S. por los “presos políticos” se da justo cuando Europa anuncia sanciones económicas individuales contra seis allegados de Ortega, entre asesores y jefes policiales, por “serias violaciones a los derechos humanos”, entre ellas, torturas, represión, negación del acceso a la salud, y uso excesivo de la fuerza.

A la vez, Ortega enfrenta críticas, tanto a nivel nacional como internacional, por no establecer restricciones y acceder tardíamente a algunas de las recomendaciones de prevención del COVID-19, establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).