EFE.- Panamá empezará a flexibilizar esta semana las restricciones impuestas para mitigar la propagación del COVID-19, que ha causado 210 muertes y 7.523 contagios, y comenzará por permitir a partir del miércoles la venta de artículos de ferretería a domicilio, dijeron este martes las autoridades.

La ministra de Salud, Rosario Turner, anunció en rueda de prensa a que partir de mañana se permitirá a los negocios de ferretería la venta de productos con entrega a domicilio a los clientes.

Pero aclaró que todavía no se permitirá la venta ni distribución de materiales de construcción que requieran de la movilización de muchas personas.

En la página de internet dell Minsa estarán colgadas las guías con los criterios de la nueva apertura de actividades en tiempos del COVID-19, que las empresas deberán cumplir, señaló Turner.

Te puede interesar:Industriales piden reactivar economía de Panamá: “Hay que convivir con virus”

La titular de Salud aclaró que no se ha derogado el decreto que estableció la prohibición de venta de bebidas a alcohólicas o “Ley seca”, como circuló en redes sociales, pero aseguró que durante la semana se analizará “alguna gradualidad en la venta de licores“.

Panamá está bajo cuarentena nacional indefinida desde el pasado 25 de marzo, aunque dos semanas antes de esa fecha ya se habían cerrado las escuelas, los comercios e industrias no esenciales, y prohibido las aglomeraciones.

Los vuelos internacionales y la entrada de extranjeros por cualquier vía también están suspendidos.

LOS DATOS DE LA ENFERMEDAD

En el recuento diario de datos sobre el avance de la enfermedad, se reportó que en aislamiento domiciliario están 2.506 personas, de las que 1.056 han sido trasladados a hoteles que temporalmente funcionan como hospitales.

Hay 366 pacientes hospitalizados, de los cuales 278 están en sala y 88 en las unidades de cuidados intensivos (UCI) a nivel nacional.

Se han recuperado luego de pasar por pruebas de laboratorio 823 enfermos, mientras que 3.618 se han restablecido clínicamente sin tener ya síntomas y habiendo cumplido con la cuarentena de 14 días.

El total de pacientes que han sanado asciende a 4.441.

Se han efectuado 36.483 pruebas, 77 % negativas (27.924) y 23 % positivas (8.559), que incluyen segundas muestras para confirmar el contagio de la enfermedad.

Las pruebas por millón de habitantes totalizan 8.527, con 927 nuevas muestras en las últimas 24 horas.

La directora de Epidemiología del Ministerio de Salud (Minsa), Lourdes Moreno, indicó que la mayor cantidad de muertes se sigue concentrando en las personas de más de 60 años edad, con 152 defunciones.

LOS INDICADORES HACIA LA VUELTA A LA NUEVA NORMALIDAD

El doctor Rodrígo De Antonio, miembro del grupo de expertos y científicos que asesora al Minsa en el tema de la pandemia, señaló que en Panamá, que busca bajar la tasa de contagio por persona o RT (ratio de transmisión), “la semana pasada se estuvo por encima del umbral de 1”.

De Antonio añadió que la meta es alcanzar la supresión, es decir, que la tasa de contagio disminuya, para lo cual hay que estar por debajo de esa tasa, lo cual depende de lo que se pueda hacer con la efectividad del distancio físico que se recomienda a la población para evitar el contagio.

“Actualmente la última estimación que tenemos es de del 0,98”, afirmó.

 El especialista también detalló que entre las proyecciones que se hacían para el 2 de mayo pasado estaba tener para esa fecha un cantidad de defunciones de 240 hasta 1.224 fallecimientos, así como entre 422 y 2.764 pacientes hospitalizados, de 351 a 987 en UCI y entre 24.000 y 122.000 casos de contagio.

Esto comparado con el escenario de las cifras presentadas el 2 de mayo de 7.090 casos, 285 hospitalizados, 89 en UCI y 197 muertes acumuladas.

“La diferencia que corresponde no es tanto a casos evitados, sino que se alcanzo la meta de reducir la velocidad de contagio, que nos ha evitado la saturación de las camas de las unidades de cuidados intensivos” y la saturación de la capacidad hospitalaria, explicó De Antonio.

Turner dijo la posibilidad de tener defunciones mas allá de 1.224 casos, “fue un sentimiento de suma preocupación y de tristeza de lo que pudiera vivir el sistema sanitarios” ante esa situación.

Esta es una meta que se ha alcanzado, y la segunda será la vuelta gradual a la normalidad del país, agregó Turner.