EFE.- Con la curva de casos en descenso y números positivos en el control del coronavirus, los sectores empresariales han comenzado a exigir al Gobierno de Costa Rica un plan claro para la reactivación de una economía que en 2020 sufrirá una recesión.

Los gremios empresariales y la oposición política esperaban que el lunes, en el informe anual de labores, el presidente Carlos Alvarado presentara acciones en materia económica para enfrentar el impacto de la crisis sanitaria.

Sin embargo, el mandatario simplemente anunció que su equipo económico presentará un plan en los próximos días.

El Banco Central ya adelantó que en 2020 habrá una recesión económica del 3,6 % y el Ministerio de Hacienda elevó hasta el 8,6 % del PIB la proyección del déficit financiero, 2,4 puntos más de lo previsto.

Te puede interesar:Costa Rica presenta su estrategia para el rescate del turismo

REACTIVACIÓN SIN MÁS IMPUESTOS

El sector empresarial ha destacado el trabajo del Gobierno en el control de la transmisión del virus, pero demanda un plan de reactivación que no contemple más impuestos

“Reiteramos nuestra firme oposición a proyectos que aumenten o impongan nuevos impuestos al sector productivo. Necesitamos medidas que reactiven la economía, no impuestos que imposibiliten a las empresas a generar empleo y que están haciendo grandes esfuerzos para continuar con sus operaciones”, manifestó el presidente de la Cámara de Industrias, Enrique Egloff.

El empresario dijo que están pendientes medidas concretas para reactivar la economía  y fortalecer el clima de confianza para la inversión y generación de empleo.

“Coincidimos en que todos debemos trabajar por agilizar el Estado, recortar trámites y profundizar  la mejora regulatoria,  pero no vemos aún una hoja de ruta integral que incluya acciones concretas que demanda el sector productivo”, expresó.

La Cámara de la Industria Alimentaria (CACIA) lamentó que el presidente Alvarado “dejó entrever una inconveniente iniciativa orientada a incrementar los impuestos en una maltrecha economía, que no soportaría los embates de una mayor carga tributaria”.

“Esto es mucho menos conveniente cuando estamos al inicio de una de las peores recesiones que afectará a nuestro país en tiempos modernos. No conocemos país que haya superado una recesión económica, siquiera mencionando impuestos“, señaló la CACIA.

La Cámara de Comercio subrayó el trabajo del Gobierno en el manejo de la pandemia para evitar una crisis en el sistema de salud, pero también criticó que no existe aún un plan económico.

“Debemos seguir esperando cuando cada día que pasa cierran empresas y el desempleo aumenta. Costa Rica requiere de un plan de acción urgente por las graves repercusiones económicas“, manifestó el presidente de la Cámara de Comercio, Julio Castilla.

EL OSCURO PANOMARA ECONÓMICO

Con una de las peores recesiones en décadas en el horizonte (-3,6 %) y un desempleo que probablemente se va a disparar y que antes de la pandemia ya se ubicaba en el 12,4 %, el Gobierno ha anunciado que escuchará a todas los sectores para emprender las acciones económicas.

El presidente Alvarado anunció que rebajará el 10 % de su salario como acción simbólica para demostrar que todos los ciudadanos deben dar un aporte a la solución de la crisis.

Un sector de la oposición política se tomó esa iniciativa como una señal de que el Gobierno presentará un proyecto de ley para incluir un impuesto del 10 % a ciertos salarios.

Costa Rica apenas se está adaptando a una polémica reforma tributaria aprobada en diciembre de 2018 y que pretendía paliar el déficit fiscal, por lo que la idea de nuevos impuestos no ha calado bien en sectores económicos, políticos y sociales.

Este país centroamericano no ha ordenado una cuarentena generalizada debido a la pandemia, pero sí ha cerrado parcial o totalmente diversas actividades económicas.

Una de las más afectadas es el turismo, uno de los motores de la economía costarricense y que con el cierre de fronteras decretado desde mediados de marzo, está sufriendo un duro golpe que le hará caer un 27 % en 2020, según las proyecciones oficiales.

Hasta ahora, las acciones del Gobierno se han concentrado en apoyar con un subsidio a miles de personas que han quedado desempleadas o con jornadas laborales reducidas a causa de la pandemia.

Hasta este martes Costa Rica contabiliza un total de 755 casos de COVID-19, de los cuales 413 ya se han recuperado y 6 han muerto.