Los flujos de remesas hacia América Latina y el Caribe se contraerían entre un 10 y un 15 por ciento en 2020 y podrían pasar entre 4 y 8 años para que retomen el monto alcanzado en 2019, estimó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

En el 2019 las remesas totales enviadas a Honduras sumaron 5,562.2 millones de dólares (22.1% del PIB), mostrando un crecimiento interanual de 13.1 por ciento ($645.2 millones) respecto al año previo ($4,917.0 millones), gracias a la evolución del mercado laboral en los Estados Unidos, en particular por el menor desempleo latino.

Las remesas totales, según el Programa Monetario 2020-2021 del Banco Central de Honduras (BCH), corresponden a la balanza de pagos y están conformadas por las remesas corrientes y de capital.

Puedes leer: Facebook lanza nueva web con modo oscuro y accesos simplificados

El análisis “Dimensionar los efectos del COVID-19 para pensar en la reactivación”, de la Cepal refirió que en varios países de la región, la contribución de este flujo a la actividad económica es muy significativa. En Haití representaron más del 30 por ciento del PIB; El Salvador y Honduras aportaron en torno al 20 por ciento, y en Jamaica, Guatemala y Nicaragua su peso fue superior al 10 por ciento.

Las remesas se usan entre un 80 y un 90 por ciento para cubrir necesidades básicas de los hogares receptores (alimentación, salud y vivienda), por lo que su contracción tendrá fuertes efectos en el consumo y la incidencia de la pobreza, agregó el informe.

En el principal país de destino de los migrantes de la región (Estados Unidos), la crisis sanitaria afecta a sectores en los que dichos migrantes tradicionalmente se emplean, como la construcción, los restaurantes y los hoteles.

En 2018, el 28,7 por ciento de los migrantes provenientes de los países de la región se empleaban en servicios y el 20,6 por ciento en construcción y mantenimiento (Oficina del Censo de los Estados Unidos, 2018).

El impacto de la crisis en las remesas podría verse atenuado por los apoyos directos (transferencias) que reciban los migrantes en los lugares de destino y las familias receptoras en las comunidades de origen.

No olvides leer: FAO: los bosques siguen desapareciendo, aunque más lentamente

La crisis también ha mostrado los aportes de la fuerza laboral inmigrante en sectores como la producción de alimentos y los servicios de salud en estados donde tienen una presencia considerable, expuso la Cepal.

DATOS
Las remesas familiares sumaron 1,457.2 millones de dólares, al pasado 23 de abril, eso representa el 41.2 por ciento del total de ingresos en divisas, según el Banco Central de Honduras (BCH). Los dólares procedentes en su mayoría de los Estados Unidos, registran ya una caída interanual de 5.7 por ciento.

*En alianza con La Tribuna de Honduras